Translate

martes, 21 de febrero de 2017

Cristal silvestre






Ámame como se ama a la vida,
porque te amo en caricia
sin despedida,
tú que eres como la noche
en subrepticia,
yo contemplador extasiado,
por el fulgor que se abre paso,
Fin del diario,

este es el momento,
que se queda para descubrir
la expectativa
del vivo hacia la vida,
todo cambia y yo lanzo
mi destello sembrado en mis ojos,
susurros en letargo
abiertos al destino parco
estoy en tierras de la luna,
abriendo, tornando bella
su distancia,
todo sembrado
de quien yo era,
esta mi raíz que canta
plena, sacada,
cortada de su tierra,
para nunca olvidar,
alzada a tormentas del tiempo
y su etéreo desliz envuelto,
en las calles
de los sueños rotos
un pasado que dejo atrás
estoy joven para estas nuevas visiones,
existencia clavada,
al crepitar enroscado entre arterias
de alambres,
y su perfección
erizados gritos liberados
hay que pagar el precio
de ser mejor que este talento,
avanzo lento,
me abro por el fuego,
y no hay sangre que no me deje
envuelto,
miro dentro de tus ojos
buscando mi respuesta,
el sol se está enterrando en tus cabellos,
lima este nervio
que llegó su escarcha
siempre aparte,
siempre en alarde,
hasta yo encontrarte
encontrarme yo
en los sotos de tu voz
hasta ser yo el alarido con nombre
de sol, ser por siempre
ser para siempre,
ser siempre,
y Siempre llevar mis apellidos,
Siempre quemándome
en resquemor intransigente,
precisión de mi duende
llamado amarte.
ARTE,
condenada mi sombra,
a este precipicio
que despeña la letra,
a través del umbrío páramo
de esta piel y su yermo bosque de vida,
sigo la estela
vocecilla, elevada sin razón,
porque sí me sobra corazón,
soy yo mi murciélago de nácar,
vuelo que giro el infra-sentido terrestre,
y me quedo en vilo,
es glorioso este sino,
haciendo el amor con los sentidos
en el saco desdoblado,
de mi realidad soterrada,
destapo que descubro malvas
del sueño taciturno
que conduce a contemplarte,
bajo el sigilo de mi araña,
y su tela irisada,
en extasía de espejos carcomidos
sin dueño,
que no sea sinestesia
del cuadro de visión
llamado visión enardecida,
por la que mi ciprés
tiene tacto a caricia desnuda
y mis caléndulas caminan
con sabor a deseos de rubor.





El Castellano

2 comentarios:

  1. Margarita:

    No sé qué misterio
    envuelva estas palabras
    Tampoco entiendo
    cuánta tierra
    ha dejado tu raíz
    para portar la energía
    sobre la piel de solaz
    Amarte es camino
    con bordes de rosas
    y senda de espinos
    que enriquecen los pliegues
    de esta voz
    que te nombra
    si no estás
    Poeta
    Haces la ruta
    de campo hacia el sol
    allí donde sus esposas
    amarillean
    en canto al amor
    No sé si es amor
    cuando nos vamos
    solos
    con o sin adiós
    ocultando el dolor
    Se duda entre las cosas
    por la vaciedad
    y los nuevos castillos
    destruimos
    si nos miramos
    otra vez
    Oh raíz
    qué guardas
    en tus bases
    que no nos dejas ir
    por caminos distintos
    a los dos
    ¿Será cómo es
    por siglos
    de siglos?

    ResponderEliminar
  2. No sé qué misterio
    que ni yo mismo entiendo
    envuelva estas palabras
    en corazones sedientos
    Tampoco entiendo
    ni yo hago empeño solariego
    cuánta tierra
    ay la tierra que ha dejado tu raíz
    quien osado sólo la viera
    para portar la energía
    de viva materia rompiéndose
    sucumbiendo sobre la piel de solaz
    Amarte es camino vivo,
    en un sentido
    con bordes de rosas y cebollinos
    y senda de espinos,
    brotando imperecederos
    que enriquecen los pliegues sembrados
    de esta voz en calma y en tormenta
    de desnudos sigilos
    que te nombra y nombra
    si no estás lo hace sin cuenta
    Poeta
    Haces la ruta sin pena ni sangre
    que no sea portada en tus venas
    de campo hacia el sol
    en un ovillo giras en tornasol
    allí donde sus esposas
    amarillean y tu sien gotean
    en canto al amor
    alzado en rayo de Thor
    No sé si es amor
    será un caracol
    cuando nos vamos
    solos
    con o sin adiós
    nació un vespertino albor
    ocultando el dolor
    secando lo que plañía
    la sin razón
    Se duda entre las cosas
    por la vaciedad
    de oblícuas espinas
    y los nuevos castillos
    que sin su castellano chozas son
    destruimos
    si nos miramos
    vencer o vencer otra vez
    Oh raíz
    ay de tu tierra que te vio nacer
    qué guardas
    en tus bases en las grietas
    que te clavan que estiran
    tus lágrimas del ayer
    que no nos dejas ir
    por caminos distintos
    a los dos
    ¿Será cómo es
    por siglos
    de siglos?
    De este tiempo oxidado
    que latirá el son
    con forma de tu siniestro corazón.


    El Castellano para ti Margarita

    ResponderEliminar