Translate

martes, 10 de enero de 2017

Libro Polilla de cemento




Un poder excepcional radica en la obra de Miguel Esteban, en ocasiones son suaves trazos que van afilando los aspectos de la realidad, enigmática y que nace de una posición visionante y encajada para ese truque vital del artista con su entorno. Se podría definir claridad y firmeza. Esas dos formalidades patrocinan la construcción de poemas, como lienzos, cargados de un infinito e interminable aleteo con el juego pasional que queda alterado entre la belleza de los ángulos construidos. Hablaríamos de un humanismo fruto de las semillas cordiales que se imprimen con serenidad. Ese reposo en ocasiones vuela hacia la huida del marco espacial y son como una transfusión de trazos que en su evanescencia velan para llegar a un alimentado simbolismo que se fusiona con la propia vida del autor. En definitiva una poesía de alto desarrollo plástico que interpresa sueños y perspectivas conexionadas con ese azar que es la vida desmenuzada, un intento de formalizar interpretaciones de la materia. El sustrato final es magia personal y bellamente desafiante en todo el poemario.

(Luzyabsenta)

Reseña de María Margarita Pérez Vallejos, poeta, Chile:
Opinar sobre lo que escribe un poeta es algo tan subjetivo, porque cada lector que gusta de la poesía, al momento mismo de leer se abstrae de todo lo que no sea su interés en ese momento.
Me deshago de los lazos de amistad, afectivos y de todo orden, para decir lo que siento:
Para mí, enfrentarme a un poema suyo, hace ya varios años que empecé a leerlo, ha sido un desafío lectoral y caminar de la mano de sus letras, porque desde entonces hasta ahora, ha cambiado para mejor, ha aumentado su léxico, mejor dicho, es como si hubiera optado por lo surrealista y tal vez, sin darse cuenta. No me refiero a la poesía de los años anteriores, porque la obra que ahora presenta es lo que van a leer y es a ésta a la que me refiero. Para hacer visualizables mis palabras, digo que para mí, tener su poema, es como mirar una montaña, no tal alta, pero sí, respetable y organizarme bien para saber cómo voy a escalarla. Cada palabra suya hay que ir guardándola como piedra preciosa porque en algún momento, está va a unirse con el sentido preciso que la acompaña. Se puede llegar a pensar que es a veces un poco repetititvo, desconcentrado. “Trabajo con imágenes” dice y sí, a veces abundan y el lector se recrea en ellas y es tanto que por momentos pierde el eje, la columna vertebral del poema, porque Miguel Esteban se escapa y hay que seguirlo para saber cuál es el juego de su inspiración. No siempre es así, porque en otras ocasiones, sus versos están ahí y tan ligados en temática unos a otros, que sólo hay que dejarse llevar por ese espectáculo de imágenes, entre metáforas bien diseñadas y entre imaginaciones de una sola esencia. Hay segundos, en que uno como lector piensa: ¡pero cómo es que se le ha ocurrido escribir de esta forma, tan bello, tan humano, tan ayer y tan vanguardia! A veces las palabras, parece tomarlas de su memoria colectiva y las utiliza a su manera y a su manera quedan bien. Tiene un ilimitado amor a la belleza como creación y esto hace que un gusanito se convierta en príncipe; que una babosa sea la reina y todas las caléndulas del mundo, conviertan al Sol en un Astro bígamo, porque ha contraído sagrado vínculo con todas ellas. Leer a Miguel Esteban es fácil, pero comprender su poesía no lo es tanto, si no se pone el lector a disposición de un mundo magnífico, misterioso, apasionado, mágico. Incomprensible a ratos. Caminar por pasillos oscuros, a veces y reencontrarse con la luz en el siguiente verso, bajo un árbol con muchas ramas y estar seguro que por ahí, palpita el corazón del cuervo Miguel Esteban. Se ha encontrado su poesía.


Libro con isbn 978-84-16-96952-4

http://www.esebook.com/product/472061/polilla-de-cemento

https://www.amazon.es/dp/8416969523

No hay comentarios:

Publicar un comentario