Translate

lunes, 5 de diciembre de 2016

Real semáforo




Somos humanos seres
o somos sentidos humanos,
quién nos dice que nuestro ojo
sea el superior de esta realidad
o si solo es realidad bajo nuestro prisma
particular, quién sujeta los colores
de lo que vemos,
o el verde es azul y el azul es verde,
voy al ejemplo del animal sencillo
la abeja y su realidad malva,
acaso nuestro ojo no nos engaña
y nuestra piel no es de otro color,
como amalgama surrealista
de colores entre vello y piel,
entre cabello y uña,
nos creemos superiores de esta realidad
pero acaso no somos un caso particular,
hasta el ojo de un gato
tejerá su infinito de cristal
en otra tonalidad,
nuestros sentidos
puede que nos tengan engañados,
y la evolución se equivocó con nosotros,
si es que acaso la hubo
o todos seguimos iguales
desde que llegamos,
puede incluso valer más la realidad
de otros seres que nos ven azules,
el color es únicamente color
porque lo vemos bajo nuestra visión
o es relativo a los animales visuales
con los que juega,
sus caminos del rojo que es gris
los colores que atraviesan los ojos del murciélago,
que aunque poco tienen oficio furtivo,
a imaginar la visión del caracol,
lamiendo su extasía húmeda alimenticia,
es nuestra realidad superior
o a los ojos de Dioses
somos un infinito de colores,
yo voy orgulloso portando mi piel azul,
hasta juntar mi tacto relativo
con mi cromática mujer de infinita turquesa.





El Castellano

1 comentario:

  1. Comentario de María MARGARITA SOBRE MI POEMA:

    No hace falta volver a leer para dar una pequeña opinión a este excelso poema. Este adjetivo siempre lo he encontrado grandilocuente y exagerado, pero es esta la ocasión para usarlo y con el mayor gusto y objetividad. Te veo madurado, te veo grande; te aprecio observador y pensante. Te aprecio exquisito por las conclusiones a las que llega tu pensamiento, la inquietud por hacer verbo en amplitud de lo que amas. No me adentro en en la temática porque no hay nada que decir. Todo es muy claro y llegas a emocionar a esta lectora que te admira. No siempre me llegan tanto tus poemas poemas, pero este, sí señor. Orgullosa estoy de tu texto. Muchas gracias por esta maravilla, cariño.

    ResponderEliminar