Translate

lunes, 19 de diciembre de 2016

Nebulosa



Anochece y ya es poco,
se asoman oscuras ideas,
enciendo mi cigarrillo,
prendiendo y fumándome
mi pensamiento,
era y ya no es
mi desquicia yerta,
dibujo un patio
pongo mis penas a pelear,
por si acaso me entretengo,
era una noche pintada igual
a las que se dibujaban anteriores,
pero cambió
se abría el párpado sediento
y teñía la sangre
su ojera sembrada de nácar,
una polilla iba a estrellarse
a la luna, las almas estaban
en reposo sigiloso,
había cuchillos de viento helado,
daban los centígrados negativos,
se derretían las paredes de mi cuarto,
hacía más frío
que robar hielo en una gasolinera,
hasta el sol tenía miedo
y estaba oculto,
mi soledad vestía caliza
erosionándose esculpiéndose
en sus formas de mujer,
los espectros estaban de fiesta,
el tiempo no tenía ojos
que lo miraran,
seguro estaba congelado,
mi lobo estaba con hambre,
miré mi parcela,
había un sigilo de ciprés,
nacía una escolopendra
de esta escarcha de diciembre,
hasta las arañas estaban recogidas,
negro es el color de mis luces encendidas
y de mi gato,
amores del suelo
con las hojas caídas,
amores de grama con la tierra,
vuelta a mirar su pupila oscura sangrante,
de esta noche
que no ocultaba su perfidia,
me pierdo a mí mismo,
dónde está,
donde está mi mente
ahora que el espejo me clava
una imagen que no quiero,
pienso el tiempo
que nunca se pierde,
sólo imbéciles que lo cuentan,
maúlla mi gato de arena,
cojo la lagartija imaginaria
de mi pared,
mis pensamientos negros
cambian de color
ahora son de neón,
recorro la luna
tocando mi acordeón
ese que no tengo
flores invaden mi patio
este invierno pelado,
afilo mis naipes
en esta profunda madera oscura
de la luz de la luna,
me cabalgan el pecho efímeras voces,
latidos sordos que vuelan
a ser capturados,
mis venas se hinchan,
esta yacija rebosa mi sangre de humo.
Azules rosas por ser de noche,
Eternidad infra-corpórea
porque escribir
es dibujar lo que se encuentra detrás
de los sentidos revertidos,
quiero dibujar
su forma y silueta
que no sea humo
que sea su aliento junto al mío,
y las cuchillas
sean mis vellos,
toque para nosotros
un concierto de grillos,
hasta capturar el sonido
de la una noche,
hasta que lloren los pétalos,
y lluevan rosas del cielo.



El Castellano

No hay comentarios:

Publicar un comentario