Translate

sábado, 12 de noviembre de 2016

Yo soy la montaña



Te amo mí María Margarita
que de ser mi ilusión pequeñita 
con un comentario en mi poema 
fue mi musa enarbolada 
de aquí hasta donde la hora se evapora,
hasta ser mi horizonte 
donde sembrar besos al alba 
el oro que porto en mi corazón 
es de ella creación, 
mi destino, 
mi religión 
el eje de mi atracción, 
mi campo y mi montaña, 
mi casa y mi sustento 
un camino a la cumbre 
de mi felicidad endiosada, extasiada,
infrahumana, 
aliento de mi estrella, 
aliento de la creación, 
vida hasta de una piedra,
es ella mi salud, 
yo soy rico 
porque ella es mi novia.
Sin ella no hubo ni hay día,
sembró la caricia cuando todo dolía,
mi alma gira en dicha amanecida,
no hay semblante
mío que no sea un te espero
como digno tu caballero,
desvelado por tu sonrisa de nácar,
me bajas la novena estrella,
me aguantas la mordedura
cuando quiero tu sangre,
cuando yo quiero deshojarte,
mi Margarita, yo soy tu tierra,
el camino de torres desvalidas alzadas,
el temblar de la belleza,
entre lágrimas desplomadas,
mi frío se cogió jubilación anticipada,
contigo soy hoguera, eterna llama,
fulgor ambrosiaco precipitado,
no preguntes por mí,
soy poeta del viento, hijo del Sol,
tu amor es mi lucero en mi corazón.
mis hermanos son cuervos,
porque sólo tengo una hermana
hija de la luna es ella,
abraza mis rayos crepitantes,
yo nací como espíritu sin nombre
no me creo leyendas populares,
Miguel arcángel quién como Díos
como Dios nadie, él es es el rey todo lo rige
él es el Sol, qué soberbio el humano,
ponerle un hijo humano que muere,
multiplica panes acaso no era panadero además
de filósofo que viajó a la India,
ángeles con alas acaso no serán pajarracos,
y siete con más poder,
cernícalos y cuervos los llamo,
Lugh mi Dios evocación poder de las artes,
Dios entre Dioses luz entre sombras fugaces,
lucero de luceros mi arma solar,
cuando alzo la palabra,
soy celta carpetano,
Förüq me llamaron,
con elogio del cuervo supremo,
brujo de negras alas,
saetas aladas, verdor de la penumbra alumbrada,
una quimera que crascitaba,
entre sangres yertas 
que los cuerpos heridos lloraban ,
espirales de unión mi infinito de razón,
silos de mi intelecto,
engranajes despiertos,
mi espada elevada,
mi letra consumada,
rey del abismo silente de la pesadilla,
cabalgada, no le llegó el más fuerte,
si algo desempeñaba era para el mejor ser,
si no ni lo hacía,
limpio de azar su sentir coronó
a su bella flor,
humana hasta el esternón,
defendió protegió a su estirpe,
no había sangre más granate,
la tierra le amaba,
tanto le deseaba que le quería en su entraña,
accidentes risa le causaban,
tan muerto le querían por envidia,
él de todos ellos se reía,
förüq se sabía inmortal
como una montaña,
porque él era la montaña.






Evasto Tellano El castellano Förüq

No hay comentarios:

Publicar un comentario