Translate

martes, 15 de noviembre de 2016

Nueve simientes, Obra completa




1
Halle donde me halle,
crecerá del viento
la semilla en su valle.

La hoja muda criará
retoños del ciprés,
mi sol dormirá.

El pececillo de plata
correrá, morderá,
el azúcar de mi sonata.



2


La dulce cicuta triste
mi piel enraizará,
mi alma dirá viviste.

La nube llorará
mi grama mojada,
el sueño perdurará.

Luna de plata sempiterna
y su réquiem elevado,
mi montaña de nieve eterna.

3
El río llevará un latido,
nacerán las gotas,
mi árbol será sentido.

Olmo viejo en retozo,
raíz de su padre,
alma anclada en gozo.

Almendro de invierno,
sombra de abeja
deshace mi infierno.

4
Caracol de mi camino,
encuentra la mata,
olvida el romero su destino.

Tierra viví para sembrarte
mi aliento ciego,
brotado para nunca olvidarte.

Golondrina de solsticio,
vuela tu fuego en círculo,
que tus ojos sean mi vicio.

5
Amapola de rojo,
sangra mi tierra a tu antojo,
ama mi sed de arrojo.

Cielo pequeño alcánzame
mágico el sonido,
tiene el viento quien le reclame.

Olivo de sembradío,
trigal de sentido,
naranjo de mi regadío.


6
Salamanquesa de pared
bebe de mis plantas
tu sed.

Helecho de bosque sombrío
alegra el verso seco,
luce la golondrinera su brío.

Hada de mi zarzamora,
tu pena vuelta mora,
espino amarillo de mi demora.


7
Hierro luce mi espada
esta calma otoñada
mi vida de tu savia preñada.

Salvaje canto de la madrugada,
grillo de galán de noche,
blanca dama de noche, su flor estrellada.

Hinojo al fuego,
semilla de sol latiendo
mi curativo ruego.


8
Abrojo de campo,
celoso canto de silencio,
muerto en vilo mi tiempo.

Surco de piel labrada,
saco de mis esperanzas,
placer de aquella parada.

Ola de mar que llega
caracola que entona
en sal y arena.


9
Vid de mi quimera,
uva pasa en la espera,
flor abierta de primavera.

Pozo de mi recuerdo,
en verde musgo un fantasma
de lo vivido muerdo.

Corazón te abrí,
te sentí,
y voló un colibrí.


El Castellano y Leannán-Sídhe
28-09-2013

1
Recto mi sombra y este servidor,
he soñado altos mundos,
sueños extraños dirán

los sueños sueños serán,
pero cada día la vivo más
a si sea otra dimensión

mi hada vuelta realidad,
he perjurado, he gritado, he odiado,
HE PERJURADO

2
mandé al demonio a todo,
y lo único que quedó fue mi fe
inmutable desde mi viaje a Escocia del 2004
.
La vida cae, como otoño entra,
hilos teje la araña del destino
encontrarte fue mi sino .

Rima perecedera,
muéstrame el camino,
todo arte lo cocino.

3
Venga a mi la ladera.
artesano del arte cansino,
desde joven sin cultivar el borroso vicio.

Ven ven a mi vera,
artesana de lo no sano,
amada araña lobo.

Nada de música pachanguera,
ni El Cano podría con este luciente,
como todo guerrero de la luz que vino.

4
Cómo va mi regadera,
mejor que la pradera
y ladera en primavera.

Quiero vivir en los nombres sin peladera
ni etiqueta yo Caín,
agricultor de todo lo silvestre.
l
El primer hombre fue deus
imagen de sí creando y disfrutando
de lo creado como el Sol.

5
Cómo hago para saber que vivo sigo
pues robo una semilla a mi camino,
y siempre nace y digo eterno vivo.

Resquicios de mi padre Sol
y su hijo con su cuervo en el brazo izquierdo
mas su sabiduría es saberse cuerdo.

más pelo dorado de Sol a Sol,
al cielo mi amor seguimos luchando
el arte de vivir mas la nuestra amando.

6
Diáfano espacio vida de mi vida,
suerte y bendición advenida,
la vida para en vivo.

Rico el vivo pobre el muerto,
se me escapó el pasado
entre agujas silentes de tiempo.

Soy el que soy y aprendí a amar
al pasado aplaudo por llevarse
por arrancar mis malas yerbas.

7
Caléndula del lugar
esposa del sol
más sangre su mirar.

Hierba del podador sin igual
al cielo su caminar
cuando de cada mes es floral.

Quien te viera caminar,
mi terraza tu morar,
de tu difunto eternidad.

8
Silvestre mi ida,
en la piel acogida
sangre de tierra mi dicha.

Amapola común,
joven creces y hoy te divisé,
de mi maceta su summun.

Vera tuya
un joven ciprés de semilla,
como joven ternura.

9
De la magia del mundo
la singular aventura,
de ser dueño de la vida.

De montañés el talle
mas del valle mi traje,
del abrojo mi sonrojo.

 Quimera de mi destino
esta vida que tiene de vampiresa
mi sangre de planta silvestre del camino.


El Castellano y Leannán-Sídhe




1

Camino sin linde ni desvelo
las trompetas de los ángeles cayeron
de mi florero al que vida apelo, porque mi sangre lleva.

Flor de luz del lindero
nunca yerto fiel desvelo
mi acequia sangre en arteria primero.

Desierto embalse de augurios yertos
embiste mi flor que viste
en frutos de higueras de diablos.




2

Sangrante olvido jamás bebido
golpes de silencio
la razón van consumiendo en mi camino.

Tierno amor mecido, flagrante
como armónica endiosada disonante
como juventud elevada, auspiciada en la retina.

Ojo con ojo tu vista alegra mi antojo
quemo mi pasado para ser eterno presente
hoy con hoy mi corazón abre del amor mi pecho en abrojo.


3

Resquicio tenue veloz, frente mis ojos profundos
es el resguardo de tu amada voz
por grama acabar mi hoz, que las montañas trazan.

Diente de león Tragopogon
molinillo gigante fulgente
brota, nace de nuestro fulgor, a la caída fulgente.

Soy el muerto que ves
eternamente brotando en vida sus recolectadas
simientes inertes, deste cerrado sol ferro.


4

Busco en la tierra el calor
sí ese el de la flor,
ciempiés amigo mío,escolopendra de mi idea.

Satansdán le alzo, un reino oscuro
ay la tierra de zarza y de endrina,
espino amarillo desta demora que carcome que me afila.

Hinojo ardes mi tiesto,
Foeniculum vulgare manifiesto:
Fuego desdobla y la tierra engulle lo que es de ella.



5

Polvo soy, polvo de estrella seré
a mi amada diosa hasta mi muerte amaré
guardián del jardín seré.

Es nuestra promesa
arroparnos en vivos colores
sea en esta vida o no la existencia.

Viva presencia opaca violeta morada
de noche constatada ausente
hasta que la trajo de presente el amor de mi triunfal estacada


6

Retiro lo anterior dicho de mi sonrisa
sólo tengo una y es mía.
Qué el tiempo goce lo que me ha arrancado..

Nada tengo por seguro ni la muerte acuso
toda fija creencia puede caer de plomo
pero esta mi relación, mi desempeño me hincha mi Narciso.

A sí el interés mueva la tierra en mi ser lo hay, buscar mi bien
no lo veo en mi fada, me equivoqué, bueno
estaba bueno y se murió. De su boca tuve el céfiro de ella.


7

Al final de los días, del silencio
marcado tiempo de gozo estallado
voy allí amando mi dulce suplicio.

El final comienzo de todo
Sol naciendo el nuevo día
mi mirada fija naciendo del lobo.

Quién nos recordará la pérfida
por eso lucho
con paso lento decidido sin desidia.


8

Ortiga de mi camino que muerde
el sentido oblicuo,
perpendicular de verde.

Esposa del Sol de cultivo
años en albor sin suplicio
que no sea tu mudar de floración.

Meconopsis cámbrica el amarillo
tu luz de amapola Golondrinera
del bosque de sombra nacido.



9

Peineta de brujas
vuestro fruto clavando el aire
poeta del viento este al que le hablas.

Espino amarillo de mi desierto embalse
de recuerdos ahogados
muertos, sepultados que ya no hacen bache.

Amando amarte papaver rhoeas
amapola de mi camino en sangre de tierra
éste es mi ojo de tierras.


El Castellano y Leannán- Sídhe a 21-9-2015










1
He nacido libre de causa,
camina está procesionaria,
hasta su metamorfosis en piel y vena mía quema.

Resplandor sin suplicio invernado,
mi campo parnaso devorado,
pairo al que se va lo que tiene que ir.

Fuente extasía de mi verbo,
solaz yaga del gris que recuerdo,
vencerá mi abismo desnudando gramas.


2
Cabalgada sin razón
alumbrado mi corazón,
era o no era vengo de la enajenada estrella.

Resumen de lo vivido
en el margen de mi tulipán amarillo,
le creció luz en cada ribera de su sangre.

Lanzó besos al aire,
le contestaron los aromas de flores,
corre, avanza el compás del alba.


3
Qué no diera el fuego
si su empeño fuera ser justo
soy del viento y el viento es mío.

Deshojo mi ternura disimulada,
hago del río un puerto,
a navegar mis ilusiones y mis recuerdos.

Recto escalafón sin hueso,
dorando este precipicio del terceto,
sí mi mundo, sí mi cielo, luzco que soy completo.


4
Mi inspiración desvelo doliéndome
que es mi Sol nacido fulgente resplandeciente,
invencible que nadie puede con esta brava fuente.

Dios entre Dioses, resquemor de luciones,
dragoncito llamado por este manso,
Blanus Cinereus por la vida encumbrado.

Mi solaz quiere mi agraz intelecto
con su buena memoria mejor recurso de tontos,
soturna vía me recorre porque mi riqueza es mi palabra.



5
Vente cariño entre esposas de este sol
recoge mi siega por labriegos de mi era,
mi amor corrió por la ensenada.

yerma, plácida, destapada,
viaja esta lumbre consumiendo, devorando opacidades,
suerte brotada en vasta caricia estallada.

Al don Austero y su insignia pasajero,
postrero deja mi aliento
en letra retorcía, en verso suplicaba mi cuchilla.


6
 Hueso, espina nacida sin beso,
como carpa en tierra
bebía que creía que el aire era su cielo.

Fulgor intransigente amor del odio
elevado, aprecio alumbrado,
yo amo a quien me odia, si su odio me hace ser mejor.

Insurrección del pensamiento,
globos sanguíneos corredores de mi retal
por el que mi araña es lustre cuando tejer el sentir se dijo.


7
Fiel desvisto mi hiel
entre mis espinas de piel,
viene mi quimera.

Va por horizontales desquicias,
abriendo estáticas sienes sin prisas,
cabezas por cebollinos, ojos por ajos.

Todo lo vivido es más que de la tierra,
un jacinto, porque la vida es viuda araña,
hoy mi hada inmortal tomó tierra y mi zanja cierra.


8
Granate, tiento de sangre caliente,
lucho por lo que considero mío
mi destino no es mío.

Por lo que quien estuvo
es libre de marchar cuando quiera,
tules en abrazos sin corpiño.

vela que mi ojo encienda
venda que mi ojo no vea,
porque quiero deshacer a la imagen.


9
Por no creerme,
no me creí ni mi presente,
que llamé sueño.

Y mi sueño ardió siendo realidad
vente, vente
que he colgado de un árbol mi soledad.

Lo siento no he escrito un poema,
he detonado en esta guerra
mi bomba atómica.



Evasto Tellano  El Castellano a 21/10/2016



1

Brotada mi euforia
detona la memoria de mi sangre,
consumida sin ángel ni aurora.

Resumen de lo vivido
todo contado en abismo enardecido,
felicidad estática, soy Hipsípila nacido.

Redención de las represalias,
soy feliz yo mismo,
cultivando mi novia flor.


2

Diestro empeño asolado
en fanal infinito de las flores del campo,
arde su compostura en otra sombra,

Infinita, regia enarbolada
esta abeja, panal de estrella,
era y es mi novia bella.

No caeré en araña redes,
soy feliz por fin quiera o no quiera,
mi espejismo real es, doy mi vida por ella.


3

Resplandor dorado,
un cielo de quimera ultrajado,
alba sin hueso fulgente mi ardor nacarado.

Trance, calma se rindió mi era,
despertada al fragor de batalla,
sembrada tierra era mi poema.

Noche que viene a mí
todo suena como si no fuera yo,
desaparece oscura nebulosa de vítreo trasluz.


4

Susurro de luz,
acequia de mi sangre que llama,
por qué te siento incluso estando solo.

Flores opaco reflejo de luz violeta al beso,
sólo estoy recordando,
sólo soy fantasma que sólo tú ves,

Noche te llamo en esta sepultura,
-Tú todo lo tienes,
siembra tu latido en cada tierra.


5

Rayo crepitante, metal precipitado,
irisado estertor de horizontes fugaces,
ven a mí, me parto.

Pasado de mi pasado que me arde,
estoy abriendo mi nueva generación.
granate de mi lustre postrado.

Vid de mi vida,
sarmiento de mi cobre alzado,
uva pasa en letanía, azar de esperanza.



6

Nunca me verán desvanecer,
un universo por enternecer,
es mi momento se me verá evanescer.

Veo las llamas, todo cambia la realidad,
mi sentido yerto llama a su verdad,
se desdibuja la claridad.

Un día, yo me alzaré
estas sombras consumiré,
el iris apuñalaré, desnaceré.


7

Un camino se abre ramblas nacen,
es mi acequia de sangre, mis versos reverdecen,
sonidos lejanos, mira mi vida sus latidos no perecen.

Frío brota, está renaciendo mi ojo de tierra,
mantenme fuera, fuera, dentro de la luz en abrazos de sierra,
en el ojo de la caléndula y su tacto a seda que mi alma aberra.

Lluvia cae de nuevo, todo debe marchar,
mi beso cuelga de un hilo por acampar,
otra vez, luna con sabor a mujer sin aplacar.



8

Noche vuelvo a ti, reloj que estampo,
miro el espejo me disgusta el marco
mi imagen que cada vez detesto alcanzo.

El espejo lo tiro al suelo,
un millar de sombras brotan con grajeo,
devoran mi imagen hasta no quedar ni hueso.

Oscuridad ferviente, mi alma un latido,
acaso de aquel que una noche fue sonido,
rompiendo y reviviendo el hambre de la noche y su sino.


9

Tierra me llama,
tierra me llena con su llama,
mi ser en flor ama.

Mi acecho yerto jamás descubierto,
carcoma de mis luces presidiarias, mi pecho abierto,
un réquiem es mi poema pero no he muerto.

Compás de silente grillo,
era y es un solo de mi brillo,
una vez en la vida comeré su hoja cual caracolillo.



El Castellano Evasto Tellano 14-11-2016




1
No estoy en peligro,
yo soy el peligro,
de este fuego nacido.

Se desdobla mi idea,
yo soy libre, tijeretas atrás
nazco de una ciruela.

Mi suplicio es vencido,
sin hueso ni eje,
estalla mi trompo carcomido.

2
Sueña esta amapola
que no fue sangre de tierra,
que fue mariposa y abeja.

Al fragor de silos
espinas hirientes consumen,
violan lamentos vespertinos.

Descendiente de la luz y de la sombra,
hermano, dame tu abrojo consumado,
será mi letra mi horca.

3
Parca efímera que desvisto,
de hombre luciente me visto,
nuevo por fuera sombra y noche por dentro.

Crepita este patio
en el café de poetas yertos me encuentro
mis soledades hablan de sus puñales por sembrar.

Oscuro es el fulgor,
quemado por no tener mejor,
miro al cielo ¿Puedes bajar mi ilusión?

4
Dominado, apoderado, espina al mando,
lata de conservas en la que desnazco,
insurrección en este recipiente.

Corredor de las represalias soy,
al destino mío emborracho hoy
con nueve litros de absenta.

Aguja hiriente brilla mi ser resplandeciente,
amo esta vida de cara muerta,
vive que muere este sol naciente.

5
Granate trashumante,
seguidor del diablo embotellado,
acaso no se dibujó esta vida demente.

De escritor surrealista,
con su ojo de prisma
cual arista febril idealista.

Cerrajero universal
con casa sin cerraduras,
perfección inmortal.


6
Caminante de fríos hielos
perdonen que me ría primero,
realidad de ratas sumergiendo.

Solsticio bisiesto por apostar,
es mi Sol mi religiosidad
un Dios como miles de años le vieron pasar.

Esta es mi vida esta es mi azada,
soy funesto clavo en la sangre
esta empalizada postrada.

7
Era mi suerte como un retel de cangrejos,
era mi amor como una ataraya,
pero se fastidiaron soy hombre como años lejos.

Fumando mi cigarrillo
no miro de su ceniza su caminillo,
me asusta ser brujo cuervo certero.

Puertas dos para atrás
al pasado una ventana sin cuerda,
veintisiete años de rebelión mirarás.

8
Pureza éxtasis en vena,
nirvana en escritura trasquilada,
talento que a diario me reta.

Disfruta estos sueños,
no tengo miedo,
yo estoy hecho de miedo.

Estoy flotando en las olas,
siendo evidente sonará mi diente,
entre sal y arena de caracolas.


9
Entre montañas de azores
y valles de ríos dulces,
mis versos serán de grama un nido.

Abriré de mi mujer sus cerrojillos,
el placer navegará
por sus muslos como molinillos.

He nacido soy perfecto,
por algo soy completo con el amor a mi flor
que en mi corazón se clava directo.



El Castellano Evasto Tellano a 15-11-2016




1
Pensamientos cabalgan
muletas desordenadas
insomnio del padre arrendado.

Violeta dicta de su ausencia
avalentada, distancia, orfanato,
de estrellas un prisma de viento.

Caleidoscopio de azares
mis retinas son, dormí en la grama,
me nació un fantasma que ama de verdad.


2

Ventanas de el último tren
mi vida inmersa sobre raíles
solariegos campos me mueven la sonrisa.

Verdor al candor de regueros,
molinillos me llevan,
estatua de quien fui.

Colorín no tuerzas
tu alita en reverencia
a quien gobierna aquel.


3
Esperando para el nuevo siglo
me creo que llegaré
con mi cigarro en la mano.

Azures queman azucenas de mi tarde,
desafiando a esta araña estoy,
soy helor de cielos derretidos escarchas de este ayer.

Pude pero yo soy único,
yo elegí nacer en Castilla
y ser padre de mi chulería.


4
Rezo sobre la piedra,
el campo reclama
lo que es del campo.

Augurios rizados, cabalgo mi caballito del Diablo,
y los relámpagos que nos quedan por deslumbrar,
espejo para ser común,

respira mi imagen entre sus cristales
porque es otro hombre,
no es mi imagen, me desconozco.

5
Cuervos de pitanza corva
fieles grajos de la luz que se oculta,
nocturno graznido que mi alma crascita.

Negra ala color de todos los colores
en curva espalda forjado,
alienta que nunca más fallaré a mi residente babosa.

Mujer de las flores silvestres,
cuida mi cebollino que no es mío,
lo adopté de tus campos por si la flor osase.

6
Fuente desnuda, bullir de adjetivas voces,
extasía entre palabras mortales,
semblanza silvestre por molinos del alba.

Mi pueblo sin ser mío es y está
en Albacete traigo que llevo,
mi cuchillo por veredas de encinas dormidas.

Mundo, un río con saliva de amores furtivos,
sueña que esta tierra en ocres abre,
su despertar la cigarra a este mundo de grillos.


7
Novio de la noche soy,
abrazo arcoiris cromáticos de todo lo que vino a ser
y se fue, amo su oscuridad.

Amo su desliz nacarado y sus gemidos de viento,
en persianas y hojas sin tinta sólo con vida,
ambi-diestra suerte vapor de candores.

Es mi letra una espiga roja de mi sangre que porta,
abre mi rabia, saldrán mis lobos,
nació mi espiga roja y negra sangre y tinta que espera.


8
Paréntesis es mi destino,
mi vida una coma
que llora que tiene miedo.

A que llegue y sea un punto final,
yo que soy hijo del Sol,
mi hermana que es hija de la luna.

Mi madre que es eterna
y mi padre su eterno acompañante,
vida te amo porque intenté quitarte mi latido.


9
Arrepentido por no llegar ni a insecto,
ningún animal odia su vida,
yo no la odié, odié este mundo.

Y lo sigo odiando,
algunas personas no tendrían,
no deberían haber nacido.

Camino por este mundo,
sendero de penas de abortos
porque hablan y respiran.



Evasto Tellano El Castellano a 15-11-2016




1
Soy lunático
para el mundo secreto no es,
ayer la luna estaba cerca en su viaje.

Tan cerca que tardará
veinte años o más,
en volver tan cerca.

Hoy salí,
a ver que se contaba,
seguía llena, plena, no se fue corriendo.

2
Corvino deseo,
añil etéreo demuestro,
mi sangre que porto nunca fue tan granate.

Purpúreo galope de este nocturno cielo,
ascuas delante me gusta sentirte,
frío también no me olvido Marián.

Mujer seas de Drácula,
él no me llega ni a la espuela,
oscuro, tenue desliz pasajero.


3
Estoy con la mejor flor que la vida
pudo darme, porque ella camina,
mis semillas espero.

Espero de comer me den un día,
para algo mi cabeza las expulsó,
un saturnino grito se escuchó.

Vida sedada la mía,
se pudo vivir bien o vivir mal,
zombí me eligieron a mí.


4
Ojo no me quejo
porque soy completo,
por lo menos estos médicos,

del demonio me dejan vivir,
sartén de astros este el mío,
jamas impedido, ni cojo ni lisiado,

se llevó mi apetito,
cuando vuelva,
el puñetazo mío se lleva.


5
Príncipe de qué reino pregunto,
el mío responde una voz,
sin imaginación,

no tendría yo divertimento,
es el abrojo una mala yerba
incluso nacido del baldío seco campo.

Yo elevé su canto,
le adopté como hijo,
incluso un libro denominé a su destierro.


6
Me queda aún no me quedé en blanco,
dudas o afirmas quimera que yo valgo,
bipolar como una pila,

me paríó este mundo demente,
ausente incluso sin fuste el que escribe,
los Dioses me libren.

Quién el ignorante
que le creyó uno solo,
con tantos soles, tantos firmamentos.



7
Seguimos, tantos luceros, planetas que no están yertos,
más lunas que dedos en dos manos,
uno solo no daría a basto para reinar el universo,

Menos aún con tanta gilipollez humana,
que le cambia el nombre,
y mata en su apellido.

Hierro mío en mis piernas forjado
no doy detalles,
pero camino gracias a él.


8
Si el materialismo fuese literal
amo el material por el que estoy formado,
incluso reconstruido el hueso orgánico que me sostiene.

Pero la estupidez humana
amó el material artificial,
jamás el materíal que los hace personas.

Hoz de mi martillo,
no voy a hablar de política,
de eso me libro pero soy republicano de derechas.




9
Soy el verdadero sirviente
de mi Dios,
quieres verlo, mira al cielo es mi Sol.

Ya me repito con él pero yo lo amo
hasta decir basta,
pregunto, qué sería sin él,

Pues la tiniebla ganaría a las tres en raya, y la sombra única reinara,
la luz quedaría subordinada a vivir como luces de ciudad,
hasta la podredumbre divulgada por cielo mar y aire.




Evasto Tellano El Castellano a 15-11-2016

IX Sigo vivo o eso creo



1
Halle donde se halle,
se encontrará siempre en el viento
mi talle.

Lo siento el mundo me demostró
que inmortal soy,
lejos de delirio yo soy el delirio, piensA.

Zarpa mi vena esta noche solitaria,
avanza que frena alimento mi añoranza,
yo soy pura templanza.


2
Lejos desobedezco al que recomendó,
al que desaconsejó
no creerse uno quien no es.

Si fuese yo sería solo
y solamente un cacho de carnaza fresca,
pero con mi intelecto soy mucho más.

Estoy hecho de una siembra divina,
soy primer demonio consumado
escriba.



3
Sopla mi sombra a ver donde llega,
hoy conocí que ya me condené,
no tengo alma.

Pasé  debajo de una puerta mecánica,
de esas que se abren solas
cuando alguien se acerca y siguió cerrada.

Repetidos intentos y no se abría,
igual que desconocer mi imagen en un espejo,
perdí mi aliento.


4
Y qué me gusta estar muerto,
perdí el hambre para alimentos,
un chiste que dudo que sea por estar volviéndome vampiro.

Porque ya soy vampiro,
y voy a terminar mi escrito
con mi nombre verdadero de Förüq.

Sigo que sigo perdido,
alguien vendrá a volar conmigo,
es mi sino maldito aceptar a este ser que me lleva.


5
No voy a repetir palabras,
creo que la longitud de mi vocabulario
se acaba.

Aliento helado,
con sabor a siglos de olvido,
hago frente a esta voz de sangre.

Yerto pero jamás frustrado,
no estoy hipnotizado,
juego que apuesto la noble creación.


6
El mundo es tuyo pienso,
que va solo lo dicen en una canción
de hardcore.

Voy a formalizarme
y tratar de escribir un poema de los míos,
voy a ello.

Lucho por esta carcoma
y por la araña que se dejó
en el túnel.


7
Me creo palabras de tenebrios,
sueños de mis sueños,
cuchillas que esmerilan mi voz.

Dime donde se esconde
aparte de en casa del conde,
mi talento enardecido.

Casa de arañas un tejer
en esta España tela de araña,
poco original que va repito araña.


8
Colina de mi agraz doblado,
un murciélago hermano,
y la pèsadilla tiene paticas y cabeza.

No pierdo el lustre,
chistera con la creatividad de dueña,
vendrá a mí su fortuna verdadera,

acaso no se acuesta
no, un surrealista no duerme hasta dejar
completas sus obras.


9
Aliento de mi creación,
verso humeante en acción,
tejiendo me vio

tararear un son siniestro,
sones crepitan mis tambores,
despierta la vida de su muerte.

Estoy que vine a rubricar
mi clase que es de fantasma,
Muerdo y me debéis cuanto yo he escrito.



Förüq a 16-11-2016

2 comentarios:

  1. Comentario de María Margarita Pérez Vallejos:

    Es posible que por conocer tu vida un poco más que otros de pronto pierda la objetividad al comentar o al referirme estos "poquitos" versos que al principio no enganchan de sólo mirar lo extenso. En primer lugar aprecio que has elegido de tu vida literaria, por llamarlo de alguna forma y bastante lógica tiene, lo que más te ha marcado. Tal vez no los mejores versos, pero sí los que han dejado roncha y la verdad es que de momentos me sonrío por la espontaneidad con que hablas de los médicos, medicinas bipolar como una pila (aquí me dio risa, pensé de inmediato en una) y sí, pero tú sirves para más veces si se piensa que eres recargable y eres pila recargable. Veo un tanto de conocimiento de Libro Santo; de realidades como la parte oscura, que no niego, también te la he conocido en letras, pero ¡ojo! por eso no eres vampiro, hombre, sólo eres eterno buscador de la verdad. Y claro, por eso me dicen que estás en "búsqueda" y me asusto. Yo te miro en los ojos la verdad porque eres a veces como un viejo pensador que no declina en versar y versar, importando poco si te leen o no. Hay un recorrido por la vida de letras; por tus tiempos; por las emociones que provocan tu tierra y por creerte el amante de todas las flores del campo, de esas que salen solas porque las semillas las pone Dios. (bueno, eso decía mi madre por mi nombre). Cuento aparte. Amas la flor porque amas la belleza y eso es motivo de discusión. Aquí te veo grande, grande, grande, nunca empequeñeces, aunque reconozcas que no te importa el odio si te hace mejor. Dejas en claro que este sentimiento es parte del ser humano, pero no te alcanza a dañar. Soy parte en tu trabajo de Nueve Simientes porque me nombras y me hace orgullo. Me haces orgullo tú porque me das consejos cuando no entiendo las cosas y te me vuelves mayor. Me haces orgullo cuando te empeñas en algo y eres obstinado y lo terminas, aun sabiendo que podría leerte nadie. Valoro en toda su esencia este recorrido de tus años literales con todos sus bemoles y hasta pienso que en algunas partes me sabe a réquiem; me sabe a lápida de una tumba que no piensa llenarse con muerte, sino como a guardadora de un tiempo que ya pide un descanso. La poesía lo da y aunque al final se te revuelven un poco los versos y sabe a prosa por su extensión ¡viva la mixtura del poeta! que pudo una vez más lograr su sueño. Su Obra Maestra. Eso sería, Föruq. T.A.

    ResponderEliminar
  2. Gracias siendo conciso te amo por quien eres y como lo demuestras hinchando a mi narciso con su seguidilla de facta non verba, buenas son obras malas son palabras, es una obra mía de palabras, buena a tus ojos, que por longitud solo tenía dos opciones ser mi obra un reflejo de mi maestría particular de poeta surrealista y la segunda opción reflejo de un eterno aprendiz de poeta surrealista, tú has elegido por la primera opción, estoy de acuerdo con tu certero comentario porque me conoces, te amo también. Besito. :) <3

    ResponderEliminar