Translate

viernes, 11 de noviembre de 2016

Cielo de las plantas



Insolente,
descendiente
de mis ojeras
mutiladas de nácar,
cumbre de mis filos hirientes,
alzarme puede
entre las sábanas
libre al fragor de silos dormidos
es mi cama un nido,
sueños cruzados me despiertan,
¿Acaso no estoy dormido?
Escribo, veleidoso, regio
como si mi tinta me diese de comer,
libero ocasos,
me llegan altas noches sin auroras,
sin latidos que su dama siembra,
es por esta esfera
que la realidad se desdobla
me nace coja,
limando mis asperezas
abrigo este corazón de espino,
amo a quien amo
y no me nació del vino,
así sea guerrero de la luz
amo la oscuridad sabiendo
y creyéndola primera causa
porque de su estático límite
nació la creación ensimismada luz,
consentida donde las haya,
nada la frena,
sólo la densa materia,
pulcritud de su infinita fuerza
madre de metáforas
como conocimiento,
espíritu y destrenzada alma,
yo también te doy tu don divino
de madre redentora
cumbre de visión suprema,
mi fe solar es invencible
por eso te amo
sobre las sombras madre
de la bondad redentora,
afila mi duelo de espadas
en esta noche lunática
que calma las fieras,
ven a por mi tu poeta maldito te llama,
desde este infinito
a las flores trasnochadas del campo,
creación nacida entre sangre
¿Te piensas que soy cobarde?
esta encina que me respira
me dicta así haya muerto mi ciprés
no me guardará rencor supremo
lo cuidé cuatro años,
no brotará entre ardores de la mañana,
pero también habrá
un cielo para las plantas,
ya no podré cuidarlo de rayos secos
ni arrebatarle sudores con agua de riego,
me duele,
ya en la noche que siempre es la misma
no como el día dividido,
mañana y tarde
no hay altos en la noche
para ella siempre es tarde
con prisa avanza desvelada
haciendo el amor
con los que duermen,
a mí no me vence su latido maldito
soy buen vampiro consentido,
flechas de mi intelecto grave
entre mi agraz  lúcido despertado,
trémulo a des-voz un garrote-vil
cuenta sus troqueles corriendo
el tiempo de su castigo,
nunca más grazna un cuervo gritando,
afilaré este verso,
que se irá soñando,
por limpias paredes
de esta calma que envuelve,
deshoja, igual que enraíza mi calavera,
escucha.
Oscuridad me ganó la apuesta,
pero sé que mañana saldrá el sol
y no tendrá piedad con ella,
mejoraré a golpes
cual piedra que se rompe
brillando en minerales,
el desespero no ganará mi partida,
yo tallaré, yo limaré, yo construiré,
yo sembraré, yo labraré un poema bello,
brillando mis hirientes cuchillas,
cantando con gatos en tejados,
volando con estos pájaros de otoño
su destino mudo
susurrando versos
al sueño de las flores.




El Castellano   Evasto Tellano

No hay comentarios:

Publicar un comentario