Translate

martes, 29 de noviembre de 2016

Charco de cielo



Corre, rasura mis venas
esta escarcha helada
que la noche solidifica su latido
inerte, yermo, plácido,
compases de la luz que fue negada,
avanzan mis sienes pidiendo
su blanca primavera,
su tez insegura
en almendros de invierno,
hoja sin hoja ilesa, afilada al sonar,
que las campanas noctámbulas tañen,
su infinito de cristal,
sus flores de sangre gimiendo
un tiempo que se va,
su alta espina profunda
desvanece en negras torres hirientes,
cabalga esta noche de cristales,
ya avanzan los soles nacientes,
con sus filos de luz dolientes,
cuadrado azar entre colchones,
vida difuminada entre rosas salvajes,
un canto desliza su quietud de cerilla,
consumida la idea oculta y su subrepticia,
esa que deshojaré la margarita
en caricia, abriré los estambres del cielo,
cantaré con mis grillos
que estoy loco por ella,
¿Algún viejo ruiseñor lo niega?,
Soy cuclillo desvencijado de mi silencio mudo,
ese por el que surco los parajes
y en su cuerpo tengo nido,
lustre postrado en mullido párpado del cielo,
llueve mi adentro otras vidas en las que nací
despierto, desvelando que nací
para vencer al ocaso parco,
ambivalente charco por el que
esto no es un poema
es un charco de mi sangre coagulado,
hasta que broten mis simientes
de áureos rayos a la vida eterna de la letra.




El Castellano

No hay comentarios:

Publicar un comentario