Translate

miércoles, 19 de octubre de 2016

Caracol serrano



Espíritu dichoso labrado
fulgente resplandor arrebolado,
mieses en colmena,
al verdor de fuentes
el sol compitió con este globo verde,
enjaulado, le nacieron
opacos rayos de tierras,
en su condición brillaron
blancas sienes regentadas.
Espigas compitieron
con lanzas de rayos,
argénteas manos caricia brindaron,
solares sin sol, que Ares riega con almas,
acequias de sangre de tierra,
ababol ensimismado,
al calor del Dios lucero,
ese que cabalga en luz montado, los cielos,
plomo de sus hijas
precipitando llantos grises,
que los verdes del suelo reflejan con alegrías,
entre una flor y un abrojo acaso nacería,
son y sones
suenan de la tierra sus tambores,
albas ocres me acogen fieles,
al candor y fuego,
al estruendo y amor,
de este mi Sol,
porque yo moriré cuando él muera,
mi letra dorará desdoblada mi compostura,
que respirará mientras pueda,
réquiem por esta tierra parca,
elegía por todas las almas que en ella descansan,
surco de vid y centeno,
surco de olivo y girasol,
la grama del monte con verde intransigente,
el río de almas en sus gotas,
viaja por valles y empeños dulces,
entre montañas de azores y cuervos
yo vine por sus voces,
vine destapando fulgor entre fulgores,
me reñí entre del tiempo sus leones,
avanzando lapsos muertos,
abrazando jinetes entre mármoles del sueño,
me descubrió la ausencia
que torné bella
con el calor y palabra
de mi morena fada,
entre sierras y bosques
entre asolados pulmones de savia,
que predican que Galicia
siempre brillará verde,
así como un día leí
que sin poesía no hay ciudad,
sin sangre en el corazón
no hay poesía, contesto yo,
entre brumas acrisoladas
y luz coronada entre reyes,
vivirán siempre mis ilusiones.




Evasto Tellano El Castellano

a 19/10/2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario