Translate

martes, 18 de octubre de 2016

Argos de estrellas



Túrbase esta luz
habitante de mis lares,
entre crujidos dolientes
prendido mi Sol
queda henchida mi clara sombra,
entre mis cuencos derrama,
la verdad deshojada,
cumbres de filos,
estrellas de este surcado cielo,
quisiera labrar las nubes de tus labios,
hacer surcos de mí en tus ribarzos
que el campo se me clave,
que tu vida me arranque de esta tierra,
fada, fadita morena,
es la hora labraré mi siembra,
vestirán tus cabellos
este viento manchego,
surcará mi azada tu barbecho gallego,
présaga tierra en dicha,
en alcanzada, desnudada caricia
que eclipsa y se eclipsa,
por nudos de hiedra,
por abrazos de savia,
luna morena, luna de piel
y sábanas de mujer,
humilde mi celo te envuelve,
vive, este huésped de Arganza
vid que tres álamos ciñe,
yedra mujer
que los chopos trepa,
entre riberas me tumbo a sosegar,
el cristalino riego de mi sangre,
va el río Mundo desconociendo sus pasos,
quién te puso tal nombre digno
Oh gran río, entre mis tierras de cuchillos
calizos de Albacete
tu rúbrica transparente dejas,
desnudos tus juncos el Segura te acompaña,
pájaros dormidos entre árboles nacidos,
hacen tus aguas el amor con estos habitantes,
con mis yunques combatientes,
clavo estos sentires,
esperando abrir el fruto del amanecer,
esperando mi vida por enternecer,
allí donde el sol no se pone,
reluce mi túmulo
estigmata del sentido,
iris en fulgor de astros en cadenas,
era o no era
me tocó rajar mi crisálida de cuerpo,
para que hable mi alma
que te ama mi fada gallega,
mi ser de vida quieta
rompe sus cadenas
naciendo un hombre de mí
que te mueve las montañas
hasta encontrar de tu boca
el te quiero,
mi fiel desespero
que conociéndote te espero,
con el calor de un lucero
mi fiel cuerpo de espejos,
iris en sangre del sentimiento,
broté de mi sombra,
buscando esa luz plena,
verdadera,
vives ya en mi sangre cariño,
por si un día despierto en este camino
que viva siempre nuestro cebollino.
Y nuestro jacinto ofrezca su ramillete
a la noche que envuelve.




Evasto Tellano

El Castellano

No hay comentarios:

Publicar un comentario