Translate

sábado, 11 de junio de 2016

Tierra en la hoguera



Vencejos vuelan mis recuerdos
de una infancia lejana
que nunca acaba,
un Sol claro y unos rayos
de escarpia dorada,
la niebla de tu cara,
y la noche que imanta
y desciende por yedras del alba,
fieles compases de una luna,
perpetua, acostada en su arena
como se abre,
cuelga y crepita la llegada del día.
Yo que quise ser poema,
de letra inacabada,
me costó la espada,
y aquí nazco en la piedra clavado,
soy como eco que se rezoga
al nivel de la montaña,
como destello de una flor abierta,
y el néctar que a tus labios llega,
y humedece su sombra,
es por mí que el cielo llega la tierra,
es mi regazo
de mi incombustible hoguera,
y mi estatua una fuente bella,
es del nombre la inconveniente tierra,
que se hunde y desciende,
para encumbrarse de la fiera,
mi panal que llega como néctar del viento
y fanal siembra,
es por mi latido el soñar de la tormenta,
mirada que clava la marea,
en arrecifes del sueño,
mi adjetivo que disuelve nubes,
para ser verbo complejo,
en lengua del hierro
y sus chimeneas abiertas,
bosques de gentes
caminando avernos de ciudades,
cuando soy del campo una azada,
de la cepa dulce Sarmiento,
mi uva entonando
el cantar del pueblo,
sabor a tierra y a patria,
a hoguera y su quieta espina de fuego,
mi incondicional mañana.



El Castellano 

No hay comentarios:

Publicar un comentario