Translate

sábado, 28 de mayo de 2016

Segunda vida




La piel de la mujer erizada
es como una caballa del Cantábrico
sin cabeza, que yo busqué y busqué
en dónde la tenía y por más hallar
encontré su orna gastada
de tanto cabilar,
buscando sus ojos de miel
me topé con la colmena de su frente serena,
su motivo era como un banquete
de pescados sin cabeza
y sus mares gastados en sus zapatos,
busqué la esencia del poeta vertical
y me sacudió un oleaje Bravo
en mi alta frente y qué poeta
de pie no es vertical
la respuesta es que están yertos
como un mirlo de alas gastadas
horizontalmente muertos en espíritu
por eso ansían la verticalidad de la luz
de su Sol nacida,
y su horizonte frío, tibio se abre
del subsuelo.
Para ellos únicos poseedores de la verdad
de quien son acuchillada por realidad
extasiada de una aguja que se abre
en varios ojos de alfileres
clavando cada escrito al cielo
de los condenados
por si despiertan en el páramo
de la esencia copada
en altos cipreses desterrados,
para yo decir: Yo aquí viví
con la parca negra de ojos de azufre
y cuchillos de manos
con los que el plomo de los disparos
retumbaba dulces esferas de nácar
olvidadas en el río
que llevaba el cielo.
Colgando en esquela
estando muerto la vida es soñada
por huesos de luna carcomidos,
y yo viví diciendo la vida me aguarda
una segunda muerte presente
y al frente en dulce simiente.


El Castellano y su arte

No hay comentarios:

Publicar un comentario