Translate

sábado, 21 de mayo de 2016

La tierra es de nadie





Limpia y dura
corre la tarde
por la acequia desnuda,
se afila el canto de los árboles ,
pura, inmaculada duerme mi rosa amarilla,
mi Sol abraza lagos férreos de su luz,
llano el sendero que corría mi alma,
y se estiraba el paisaje,
a lenguetazos dorados
bañaba en silencio sus cantos,
un surco labrado de y para mi alma,
esperando sembrar en sus campos
mi corazón amado,
y que brote en espinas su ojo alzado,
sólo allí la cruz dejará sus patas,
mi cuerpo desangrará triste su tierra,
seré como el último pájaro sin alas,
y mi trino correrá por las veredas,
su ánima de pulpa y escala dura,
de aquel cementerio viviente yo vengo,
para decir con alma grande:
Como un poste del viento
yo os quiero lleve donde me lleve
el hálito, conformáis mi sangre,
yertos los páramos de mi piel
aguardan la salvaje caricia y su embestida,
de la flor vuelta mujer de la era
de esta tierra,
espero tierno la vuelta del invierno
para congelar su beso,
hoy en día no cabe mayor dicha
en que mi ser se encuentra
en la primavera de su caléndula.
Soles cabalgan tules amarillos,
de su hoguera caminando infiernos,
haciendo de la luz
un profuso manto de ensueño,
en medio de su luz quiero sembrarme
al latir de todo el sentir de la tierra,
navegando mi barca los pliegues de su lengua,
hoy la zarza me cuenta
de un amor eterno con su abeja,
la noche que la luna sostiene
quiere abrir a su dama
las mejores flores
desgranándose los más bellos
astros mayores,
el albita que mi ser atraviesa
torna bandera para decir yo soy de la fuente
de su Álamo,
y en blanco copo
te traigo la simiente de su amor eterno.



El Castellano

No hay comentarios:

Publicar un comentario