Translate

sábado, 20 de febrero de 2016

Subrepticia

Se blande mi amor por este cielo sediento
al compás de un cuclillo se rige mi sino,
trascendiendo sombras en su vitral noche
pliegues de la creación me escalan los versos,
sonríe mi alma en albor por la huida del dolor,
grillos sonámbulos me mecen los oídos
para el banquete de los difuntos
servir el vino y mi aliento quedar en vilo,
justo solo y mi soledad se comía,
estrellado en la avenida que disparaba
la caricia un océano abierto,
deseos corriendo hacia arriba,
sueños deslizando por la avenida,
para desvanecer el hueso de la noche,
allí donde todo comienza y todo acaba,
fuerza del hoy, subrepticia del mañana,
estados de la mente, y su horizonte,
desvanecido el fiel regazo de la sombra y su nombre,
no necesito más de su destello iluso,
todo comienza a vivir del modo que la esperanza
comienza a latir, no necesito de una depresión
para comenzar a subir nuevas visiones de comenzar a vivir,
en vilo el horizonte preso ese por el que cabalgan mis sueños,
el azabache de la noche se enciende,
queda el resguardo opaco de todo lo que fui,
solo con la soledad que se comía a sí misma,
eres mi hombro, eres mi brazo,
esta noche que todo lo cubre tu abrazo,
esperando en el umbral tejido
donde yo ya morí,
destellos fugaces por anidar la esperanza
en el camino del brillo que destapa el guiño
y su latido al eco sordo de oscuridad que late y envuelve
de verdad sueños carcomidos por ese cielo
que cae al olvido donde Luccifer
se postraba al compás de mi grillo,
demandas consumadas del desliz etéreo y su cama,
resquicios del ser que caen envestidos
por sombras y sus surcos,
sigo despierto, la noche sigue latiendo,
espacios tibios donde encontrarme de verdad,
estados febriles y su horizonte doblado,
fiel acampo el sonido,
para blandir el silencio,
crujen los miedos,
diestro, derecho surco el viento de los deseos,
cruzo líneas, muevo círculos trazo destinos
para acampar horizontales partidas y sus aguas,
sereno me siento a la espera de mi rumbo,
enciendo la hoguera,
se ilumina en verso,
en ventanas al pasado,
líneas en las aguas de ser libre,
sintiendo todo lo que envuelve,
silencioso me expando por el suplicio y su reino,
me incendio en la línea del horizonte,
arden los devenires del hombre,
y mis sueños cuelgo de las pestañas,
anido mi calma trenzada mi araña,
hazme recordar cosas grises que te gustaba sentir,
horizontales sueños en tu cama,
hazme recordar amada tus alas cansadas,
partió mi calma, hoy que desdeña mi mañana,
recurro al eje torcido que abrasa,
la luz cuelga en mi ventana,
y horizontes presos que cantan,
despierto el cuclillo y su verso que estampa,
cuchillo de mi cuchillo que arrasa,
todo lo que yo veo crujido del cielo y su maraña,
era o no es llegó mi mañana,
la ventana vuela hacia el frío,
y el sonido despierto ensambla,
deseos de correr llegado el límite de desfallecer,
esperando solo por mí,
quién vendrá a sostenerme
rota la línea del horizonte,
polvo en un desierto de océanos colgados,
solitaria mi alma que avanza
al crujir del sino
que mece que nace mi destino
en la cuerda de sostenerme fugaz
como el vino y su resquicio,
sangre de tierra anidando mi vena tibia,
veloz estampida del ser que corre ahogado,
por tu vida soslayado,
rejuvenece al tiempo que el sonido ensordece,
toda creencia viene tejida en lo oscuro de la oscuridad
y su linterna que quema la vida que mece
lo sostenido, todo lo que he perdido
polvo de estrellas, ilusiones fugaces,
brillos terrestres y su hoguera en cantinela,
por las procesionarias de los pinos sedientas,
vid de mi quimera despierta,
llegó el momento,
de colgar ilusiones de su viento
esperando que luzcan siempre mis sueños,
deshojado el tiempo tú eres todo lo que yo tengo,
calor al abrigo de las despensas del destino,
luz más allá de la sombra eterna,
mi vida quieta a la estampa de bruma y niebla gris,
yo sí estoy hablando,
el horizonte escuchando,
momento del ascua eterna que me acampa
sangre que corre displicente por mi vena,
suspiro del umbral que quema,
inspiración lejana de este mundo,
donde los sueños se guardan en un rincón,
todo lo conseguido es todo lo que admiro
eres tú, lejos de ilusión brillas mi corazón,
para destapar el humor vivo de este vampiro,
ríos de sangre que la sed alumbre,
rambla del verso y su sonido que cruje,
te beberé esta noche,
seré tu vida sostenida,
para acampar el alma en desquicia
y su subrepticia nacida,
pagaré el precio de tu eternidad de nuevo,
treparé tu cuello,
me traerás a la línea de la vida,
y su punto de no retorno
caerá tejido por mis colmillos,
puedes sentir la distancia y su cuchillo de plata,
puedes ver blandirse el firmamento
y sus astros brillando,
puedes oírme sentir cada noche que envuelve
para dominar tu mente,
caer la noche dibujándose en mi dulce tormento,
y su hambre de sangre,
brillando la muerte del ocaso de nuestro astro,
viento nocturno me cuenta
de los aullidos y su sed de arrojo,
por mi tiempo que cae rojo.
Carmín de deseo yerto.




El Castellano 

No hay comentarios:

Publicar un comentario