Translate

lunes, 22 de febrero de 2016

Redención completo

Tus brazos no están lejanos
de este alma que te habla,
mis ojos cerrados
no cesaron en emitir
su brillo ilusionado,
recuerda que lo mío es para siempre,
cuando todas las luces comienzan a cerrarse,
cuando la noche comienza a sonar
yo estaré allí, esperando el momento por y para ti,
la línea del horizonte te bajaré a besos fugaces,
para que me recuerdes sembraré en tu cama ilusiones,
aguántame el embiste de la luz,
porque brillaré y mágico te alcanzaré,
tiene el viento quien le trence el sonido,
y por tus labios se descubre mi nido,
ese por el que el te amo queda crujido
en las pupilas que gotea el destino,
no lo puedo negar no te puedo dejar,
ni esperar que los cielos me bajen tus besos,
por ti Azucena quiero luchar,
y llegado el momento los astros bajar,
el umbral queda escrito para tu piel alcanzar,
y los sueños realizar,
estrellas fugaces donde anclar mis esperanzas,
esas que tu campo avanzan,
y para los dos tienen trenzado el cielo,
la lluvia cae hacia arriba,
la noche comienza  sonar,
el miedo se va por la avenida del beso,
y quedan mis labios de los tuyos presos,
llamando a tu corazón me verá el tiempo,
incendiando y prendiendo el cielo
llamando a tu amor.
Buscando ayuda prendiendo mi cigarrillo,
en tus ojos me miro, en la esperanza de mi sino,
alcánzame un sonido yo por ti vivo,
hazme libre cuando en tu ser me adormilo,
quiero sentirme vivo por si tu boca puedo acariciar
en vilo destellos en redención
eres más que un suplicio dormido,
eres donde mis sueños hacen nido,
y yo quedo en juicio,
por si vuelvo a la vida de nuevo,
que sepas que yo te miro que corriendo mi destino
de flores te envuelvo,
la puerta no se cierra de noche
y vuelvo a la vida a la mañana
cabalgo la oscura verdad
que sin tu ser me desvanezco
en letras del olvido que sin estar juntos
mis sueños se chocan con la franca tapia y verja
de todo lo que no puedo alcanzar
cuando yo, Azucena te amo de verdad,
y la inseguridad del destino se estrella
a las puertas de mi corazón
para ti abierto una vez más,
no juzgues este preso de tus labios
que jamás puede huir de la brisa de tus labios
y al horizonte clama la vuelta de tus besos
porque sin ellos la vida se escapa fugaz
en tu parpadeo,
solo y la soledad se escalda,
sálvame de un silencio que crepita tu nombre,
libre por ti quiero ser,
cayendo esta noche
que las flores y sus tules
me derraman tu sonrisa escampada,
no puedo correr no me puedo mover
estoy abriendo mi entraña para ti
sólo una vez en la vida
que tus ojos me devuelvan a la nueva vida.
Rezando a la noche de nuevo me devuelva a tus brazos,
cantando a tus ojos la vuelta de mi sonido a tu oído,
la ilusión jamás muerta quedó recuérdame
por si vuelvo a tus labios de nuevo,
escucha mi lamento por un desliz
no merecedor de tu aliento,
yo escalo el viento y traigo el fulgor
a tus ojos esos que la miel tejieron
y por los que encuentro mi mundo en flor,
escucha el latido de este corazón
estoy llorando por ti amor,
cuando los sueños se cerraron en flor,
yo estaba viendo allí para los dos,
el borde del papel a la espera no se cerró,
vivirá siempre esta hoguera
y mis ilusiones que jamás se desvanecen en la arena,
perdido mi mundo el nuestro quiere brillar por el cielo,
devuélveme al camino, mis ojos te quieren pertenecer,
y la luz encender brillando el sentimiento como ayer,
mi quimera despierta se hace verdadera
y yo mi vida no puedo detener de hacerte la primera,
porque al guiño del sol eres todo lo que amo de verdad,
ilusiones encendidas del fuego,
al fugaz sosiego vida eres todo lo que yo tengo,
al crepitar de la tormenta estaba yo despierto
buscando un lucero para encenderlo,
sí yo te merezco y tu latido me hace grande
no mires el fallo mira este calor que mueve mi aliento
a encender tu corazón este frío quiero abandonar
y quedar de tus párpados asido
a la verdad que mece el umbral del destino,
para alzar tu latido,
cuando jamás quiero blanderme en el destierro de tu piel,
recuérdame sí recuérdame en el tiempo que quiso ser mi hiel,
para encenderme del ayer
y que no me imagino sin tus ojos de miel,
déjame resurgir y tu latido descubrir,
a un tiempo que me dispara
soy yo el que su trino avanza
por tu corazón su esperanza,
de servir luego a la añoranza
y dulce organza que tus labios acampa
mi Leana estoy llorando que si no vuelves
no mates de mi ser el cariño profundo nacido,
que surca el infierno y te baja el cielo,
por si acaso mis lágrimas
no sean realidad para mi corazón
que sin este desliz tuyo fue,
y que sueña que añora pertenecerte
como la abeja a su miel,
como la primavera a su caricia de flor,
seguirás siendo mi vida
a un tiempo que inverna
quien vuelve a ti siempre te perteneció
y al albor del rayo de sol
jamás podrás negar en albor.
Porque mi destino se trenzó para nosotros dos.
Sólo te pido me recuerdes
cabalgando la flor
por conseguir tu amor.
Y volviste de nuevo a mí, el camino jamás se cerró
para nosotros dos, la luz del firmamento brilló,
y bajo tus labios encerró el latir de este poeta bohemio
enamorado de la vida y de ti,
por sueños que cumplir desmenuzó el tiempo que te vivió
en más que un desliz esperanzas caen colmadas,
y su horizonte lejano en beso derramado,
pregunta al cielo por mis sentimientos de fuego,
al albor crecieron crepitando que quiero ser tuyo en amor,
leones aléjense lo mío es mío para siempre,
y que mi aliento no descanse,
para servir febril al amaranto en rama de este corazón prendido,
y que haga templo del humor vivo
ese que te tiene a su amor rezándote en vilo,
paredes caen desdibujadas y mi corazón un cuarto
abre al esplendor del acanto que mece de ti mi amor
más que el viento de tu voz, más que la miel de tus ojos,
resquicios de mi ser cabalgando infiernos,
soslayando astros para pedir tu mano,
al sueño y su voz onírica tejo de mi sentir la lírica,
fuego al albor del rey lucero al que le pido
brille este sentimiento preso
y me lleve a tus brazos por si vivo de nuevo
que en tus ojos me miro,
camino las aguas, rompo hielos, dibujo en tu piel firmamentos
de algodón y azúcar conduciendo el sendero
que me lleve a verte de verdad,
y me haga libre para que nunca se apague mi hoguera
que entera te colma mi bella,
para ser yo tu poeta, tu castellano,
ventanas a mi pasado derraman la avenida
y sólo quedo yo desnudo en la penumbra
mirando todo lo que dura
y mi amor por ti que jamás mi Leana te caiga en duda,
déjame mecer en mis brazos la belleza que te envuelve,
y por la miel de tu cara encontrar la ambrosía
esa fiel de mi caricia.

III.....III........III

Afilaba que tendía un
homizida cuchillo atrichida vampiro en sotano de fosa y de cupula con el santo linderoque es mi cuarto.



El Castellano y Leannán-Sídhe
Pos eso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario