Translate

miércoles, 10 de febrero de 2016

Prisma lejano










Todo queda trenzado en el ojo que me mece,
destellos  enfundados por poblar,
al mundo un aliento que llevar,
para todo quedar tejido de verdad,
oscuridad y su sombra por canalizar,
respaldos del ser onírico,
y su estampa clavada,
es hoy día de asesinar las ilusiones fugaces,
que queden colgando de los balcones,
y sus ejes disparados sin condiciones,
todo quedará teñido de malva,
y las runas cantaran abrojos poblados,
para descampar mi terreno de cardos,
y sus espinas en allegados brillos furtivos,
para brillar a su momento mi planta de estramonio,
destellos volátiles del ser
que todo lo cubre
su aliento yerto,
en azabache prendido de nuevo,
momentos atrás cae en el olvido,
fugaz límite estertor de la humana razón,
es tiempo de morir hoy en el sueño,
y quedar  la calma colgando del abrojo ardiendo,
resplandor contínuo en el idioma de la tierra estéril,
cicutas rojas de la sangre vertida,
generación ciega blindada,
trepndo al cielo va mi escarcha,
por desnudar topacios del cielo,
lloviendo cristales de cuarzo,
atravesando las mentes fugaces,
crepita la nube que me lleva
al viento nace un soneto,
para cumplir que sólo ella es la madre del verso,
solo yo sólo tú elevados nichos
sin razón.
Ni vivo humor,
por destapar la cárcel
de pensamientos hendidos al albor.



Resquicios opacos del ser
y su tenebrio largo,
avanzando en un sentido,
chirriando mi carcoma en la mecedora,
para acabar con el ahora,
naciones atrás brillaba mi cara,
deshinchándose mi alma,
mantenme fuera es mi decisión,
desesperación, sueños
todos gritando un albor,
mientras duermes
puedo oírte gritar en cada sangre por estallar,
lienzos de mí en el aire por hallar,
suspiros veloces cabalgados en mi mente,
toda creación tiene promesas de cielo,
si pudiese cambiar tu mente,
imperios cayendo al abismo dibujados,
todo viene tejido de la gran mentira,
yo no estoy hablando
yo ya estoy muerto,
hace más frío que antes corriendo marcha atrás
me captura el suplicio,
un millón de rostros un millón de astros
gimiendo su mentira,
por encontrar un abismo y atisbo de realidad
busca en otro poema amor,
voy conduciendo mi lombriz con motor ferrari,
allí donde te caes de la silla,
sigo el gato que no maúlla chilla.
Se agarra a mi alma
es tiempo de huir buscando un final digno,
acampa mi cabeza un millón de ajopuerros despiertos
para hacer revuelto de espárragos trigueros,
ningún miedo ningún temor,
mi grillo blande con amor,
se afila su lunático violín.
para colgar mentes del tendedero,
hoy no encuentro un rostro digno en mi armario,
cara póker para un destartalado sino,
que cocina mi sentido,
no entiendo no hablo su idioma.
Me hablas de un cielo yo lo imgino
corriendo doblado
con casas de nubes y valquirias
tocando el arpa en la cocina,
la verdad no sé de qué historia iba mi poema.




El Castellano

No hay comentarios:

Publicar un comentario