Translate

domingo, 21 de febrero de 2016

El camino de la rosa















Hilvano senderos que me llevan a verte,
por el horizonte de mi suerte,
el verbo cae colmado de la fuente,
fulgente, displicente, complaciente,
se derrama mi verso valiente
para llegado el momento conquistarte,
su latido inmortal no se desvanece,
derecho trazo de mi mente esa
por la que colgar mariposas
y abejas silenciosas
tejiendo su miel en las rosas,
estoy esperando mi momento para asaltar,
recta mi pluma no teje olvido y su feroz caricia,
en este campo de esperanza
vivió por los años una hermosa flor
belleza anual llamada desde el albor,
margarita sin desquicia la denomina mi amor,
al viento rajando mi ilusión una caléndula con su flor,
destellos fugaces del magnánimo creador,
tiemblan arrollos y sus sonidos
para mi vida a la tierra anclar,
brillos crepitantes y sus flores nacientes,
por la tierra y sus brotes,
por la sierra y sus montes,
el surco de tu piel labrada quiero alzar,
y que grillos me aniden los dedos,
para eterno decir la tierra grita, las raíces gritan
hojas caen mustias y lloradas,
y yo estoy llorando al viento mi pena
de no poder vivir con ella,
ni con la rosa esquiva que abre en pétalos
mi jardín, quisiera ser abeja para tornar su polen añil,
margaritas crío en mi jardín para que con su belleza
vuelva el amor a mí, y su primavera febril
destellos danzan por mis tiestos,
y yo a ella la debo un beso,
grita la tierra, gritan las raíces, gritan las plantas
sin directrices abriendo su esplendor en bellos matices,
esos que las flores alegran los corazones,
y el campo brilla sus colores,
por la ternura añil dispuesta,
por el candil en azul arde mi propuesta,
que arda en verde mi siembra,
y las plantas crepiten sus colores
llegada la primavera y su siesta,
la mariposa de bellos colores alce su vuelo
y repose en la flor que más le guste,
por los sapitos que se esconden bajo piedras,
a los colorines que anidan las ramas,
sin contar las lagartijas que se recuestan a tomar el sol
yo estoy dispuesto a abrir mi corazón en flor,
para el día que te vea
darte las semillas de este amor.






El Castellano y Leannán-Sídhe

No hay comentarios:

Publicar un comentario