Translate

lunes, 1 de febrero de 2016

De trigo y cebada el suplicio por mi amada





Tijeretas atrás muere la escarcha
de este invierno dormido,
por tus labios mujer tengo el vino,
por encontrarte en mi sino
ese que grita el vivo,
y complacerte queda en vilo,
para llegar desde tu alma a donde acampa el suspiro,
todo lo hecho cae por el nervio y su precipicio,
corriendo momentos que caen disparados
jamás yertos de este horizonte tejido,
por caricias y besos,
el espino me clava el sentido,
y la atocha de esparto vertical rige el cénit
de este sentimiento preso,
por darte el beso,
resplandores violaceos me asedian los huesos,
vid de estampa y trigal de tu cabello,
hoy avanzo el sendero,
ababoles me cuentan de tus ilusiones,
este invierno que el viento floreces,
todo queda mecidoen el brote de cebada,
por el centeno se dibuja el cielo,
vestida de olivo mi entraña abordas,
para quedarte campos atrás de mi calma
dibujada por el brezo que me cuenta
que yo te amo a ti entera
en el camino del maíz
en el labrado de la espiga a la calma
naces como siempreviva,
la violeta deja de ser nocturna
para acariciarte al día entera,
la caléndula celosa
porque brillas más que su flor en albores
donde lo sentido cae preso
y yo a ti más que un beso te debo,
caricias desde las ramblas dibujadas,
campos tejidos por las almas,
eres todo lo que necesito,
en este mundo yerto,
eres todo lo que amo,
y las amapolas me sostienen tus besos,
para enarbolar el canto,
flores de amaranto
y plantago con sus espigas en flor,
rajan a su vera jacintos
a punto de abrir en flor el terreno,
las margaritas sencillas
me dicen que a mí me quieres y me miras,
buscando ayuda despierta mi nervio trenzado,
para luchar por todo lo que amo,
y no te desvaneces de mi suplicio invernado.
al origen de este rayo
la tormenta quiebra
dándote todas mis flores
que forman la niebla,
para acampar tu vida con una vela,
mantenme fuera
del miedo a perderte,
el reino escrito
quiere que seas mi reina
sólo tú Leana
que me avanzas la quimera despierta,
buscando mi camino
te encuentro en mi vida
forjando mi amor y su sino,
del hierro a la entraña cavo con mi azada
el surco de y para tu alma,
es el momento,
las ilusiones ardieron al fuego,
los nervios fueron abrojos,
la tierra se los tragó como los cardos,
todo el tiempo a tu lado,
nada se torna lejano,
el aliento del dragón,
todo lo cubre su manto,
pasada la helada
cada día, cada momento
el océano queda escueto
para cobijar lo que yo por ti siento.




El Castellano y Leannán-Sídhe

No hay comentarios:

Publicar un comentario