Translate

viernes, 19 de febrero de 2016

Campo de esperanza


Amapola esquiva 
nacías lejos de la tierra 
que tú querías
la fe mudó sus caricias 
el reino venía tejido 
del destino florido
en la gesta del jacinto 
en la flor abierta de la primavera
voló mi corazón a tu nido 
derramada esperanza vistió
el por qué de un adiós
el lirio abrió al color 
y la grama abrió en flor
flor de sangre 
que regeneraba 
el dolido destino
por la azucena 
caminaba su olvido,
fiel del suspiro nacido
quedar el te amo en vilo
la orquídea colorada 
aguardaba la fiel ordenanza
cuando un jardinero de versos 
dejó su estampa en el papel
un colorín elevó su trino
para que un zorzal 
lo alzara en su nido
todas las esperanzas 
colmadas de un grillo,
al compás de tu paso
seguía la amapola en duelo
lejos de su tierra 
que vio nacer el cielo,
caléndulas esposas del sol 
se abrían a la sonrisa
de tu calma amanecida
para yo trenzarte 
un beso en la mejilla
quedando las campanillas dormidas,
y las margaritas enrojecidas,
un te amo ardía.
El ascua se encendía
quedaba la sinfonía 
de un tordo que visita,
el cielo abría 
a sus coloridos jardines
plenos mudaba el grillo de sinfonía
la rosa colorada 
dejaba su beso por si acaso 
el viento llevara algo, 
se hilaba un verso
para el cantar complejo
del baile de la rosa y el clavel masculino
mecida la sonrisa al viento
nacía la basta floresta de los patios
y entre sus escondidos lares un trébol
vertía cuatro hojas 
al compás del Sol en su visita,
todo al resguardo de la bella caricia
y la ilusión dormida
que brillaba en tus retinas,
para yo dormirme 
dentro de tus ojos.
Abriendo mis flores en son,
ese que hacía brillar los campos 
en verde y marrón de un caracol,
relucía el brillo de un brezo,
desplegando su color
un tomillo en albor
por el plantago en flor,
todo lo que dejo
es todo lo que amo,
recuérdame en la flor
del cardo de la dama
me alzo a la altura de la rama
y el espliego amanece conmigo
para el romance del laurely el encuentro de la malva con la abeja,
todo el cielo se despeja,
canta la piedra en aspereza
que la vida se torna repleta,
de lo sencillo del musgo
al verde estramonio 
con sus trompetas de los ángeles,
rueda la caricia que tu piel divisa,
el campo sin franca tapia ni verja
es dorado por mis sueños 
que corren de la vereda a la rambla
fiel de esperanza
la azucena nocturna en flores marcha,
el olivo prendido de olivas
la encina sus bellotas mece
para el tejo guardar su muérdago,
la noche que llora azabache
y ojos de luciérnagas
todo queda prendido
del suelo en duelo
blandiéndose la luna sempiterna de nuevo
y mi verso alzando el vuelo,
queriendo acariciarte de nuevo
la noche que solo conoce la noche
tus ojos que solo conocen tus ojos
por los sueños nacidos vuelan los molinillos,
el monte deja a las carrascas 
blandir el horizonte,
las flores a la abeja fabricar su miel,
la tierra se come a los cardos tras el verano,
la adormidera tu piel suscita
llegado el otoño y su caricia
fieles manzanillas abren sus margaritas
y los cardos en espinas 
dejan paso a los jilgueros
del campo abierto para regar Ostara tus besos
se anuda un grillo y mi brillo
abriendo una flor
con forma de corazón
dejando paso a nuestro amor.




El Castellano

No hay comentarios:

Publicar un comentario