Translate

domingo, 30 de abril de 2017

Gracias Mireya
















Oda a la belleza

Publicado por spring en el blog El blog de spring. Vistas: 27
Inicio la categoría de poemas dedicados en este blog presentando a mi compañero de letras Miguel Esteban, hombre de Castilla España, jardinero por vocación, admira y respeta la naturaleza, elemento por excelencia de su poesía ”instinto hermoso” sus propias palabras, a él agradezco su tiempo y sus inspiraciones, pues he recibido de su espontanea parte unos cuantos poemas dedicados en este portal, debo resaltar mi respeto y valor poético por sus obras, apuntando siempre al amor por la tierra y la inspiración que esta le proporciona, como buen jardinero cultiva hermosas flores y tal vez al yo perfilarme como “Spring” o primavera he bañado de rocío su musa para hacer brotar tan lindos versos, dejo en este blog muestra de sus regalos y mi eterno agradecimiento a su gesto como escritor.
Este poema es la más reciente dedicatoria que me ha regalado Miguel Esteban, aun esta calentito.

GRACIAS…..Miguel Esteban ¡Bendecido!



Oda a la belleza

Ruge mi vida
con impetuosa saliva,
un desdén de mares afilados,
cose que hila esta malva sensitiva,
azures sarnosos que avanzan
al latir fieles compases destapados
de mi escondida idea,
belleza eres por mares insostenida,
balanza sin yacija, ni muerte escondida
acaso a ella conoces
que incluso la tornas bella,
mira la ventana crispada al infierno,
el parpadeo oscuro de la luz.
tú que definirte nadie podría,
ni el más inteligente
ni el más ignorante,
cumbre de ideales, pedernales deslices,
pólvora de sensaciones, fragor vaporoso,
bendices sin perdonar,
es tu prisma un ocaso sin lejana letanía
de esta realidad que se pierde,
atraviesa tu puñal absorto
hiende mi carne,
solo encontraré que brotará mi cuerpo
todas las flores de los campos,
tu cúspide sin hallar, tu vida sin hallar
cumbre tuya se llama planeta Tierra
abismo centelleante hasta perder la cordura,
madre del acto,
belleza deidad suprema,
nadie la mata solo se la llama
y no siempre responde,
déjame tu azul manto sin amaranto
una noche bailaré con lobos
hablaré de amor con mi quimera,
el miedo me conocerá,
amada mía belleza de las flores
sángrame un horizonte de colores,
deshoja mis infinitas espirales,
haz que me crea como los mortales,
para blandir nuestro nombre entre nubes,
cabalgarán mis corceles tus verdes sienes,
yo no seré yo, así como tú eres distinta
para cada retina,
hada infernal
como leviathán celestial,
tú no entiendes de las maldades del hombre,
sólo pintas de la realidad todos los colores.
contigo hizo cumbre,
resoplo agravios y señales
repetición
que nací para servirte,
como pájaro a su nido
señorita ruego
que elija este cuervo,
sin agraz durmiente
sopla mi sed de florecer tu alma
primavera preciosa,
desde mi mar a mi risco
osaré vestirme
de rudo hombre viejo,
soñaré como me sueña mi sueño
que yo en tus lares era el primero.
Señorita bella madre de mi izada bandera,
alza mi curva sombra
por la carne de mi siembra,
reverdeceré con tu cariño
primavera amada,
Mireya anclada de mar
a la montaña de mi idea,
vengo que voy a vencer mi propio desespero
rizando como riza su vida el helecho,
desde la sombra de abeja,
a mi ceniza bella,
no habrá osadía que no te nombre
mi dama al hervor de siglos
antaños que llevas ya florecidos,
me despido por si te encuentro


El Castellano a 28-04-2017

[​IMG] 


[​IMG]

P.D: Link del tema: http://www.mundopoesia.com/foros/temas/oda-a-la-belleza-dedicado-a-spring.624249/




Mientras duerme

Vestida en tules azules
bajo sábanas de flores
sus sueños son de naturaleza colores
yo que avanzo despierto el campo de malvas y abrojos
que su boca resguardan
al calor de un lucero.
Yo que quisiera ser invierno cuando ella descansa
y así acariciarla en organza
viento viento bonito quisiera tener sus sueños
de campos floridos descansando
de árboles brotando en hojas
su nueva vida
cuando ella es primavera
yo soy invierno para mecerla en mi tela
y así siempre vivirá nuestra hoguera.
Mientras descansa
los montes abandonan sus atavios ocres
la rosa silvestre alza los brotes bajo sus espinas
su piel me camina el recuerdo de su sonrisa
cuando ella duerme el amor me avanza me habita
cuando ella descansa mi mundo se detiene
para pensar que yo soy su cobija
y que la podré alzar en besos al despertar.


II
El azul del cielo la deja su vestido
de astros en violeta prendido
en malvas de sueños
por despertar yo en su boca
y teñir las gramas en flor
mientras ella descansa
la vida reposa enterrada,
para con el albor de simiente
rajar la tierra
animando a sus compañeras
oh! primavera quién te alzara
y el albor trenzado
de tu lengua sostuviera
es tiempo de morir hoy
por las ilusiones
fugaces prometidas
de escalar el viento que te lleve mis flores
en higueras del demonio displicentes
es hoy el día de vestirme de espinas
para luchar por tus caricias.

III
Avanza mi invierno por desmochar
nubes de infiernos,
quimeras sentidas por un crimen de flores
lloran los campos de Castilla,
al compás de un sí bemol mi traslúcido pío
avanza mi árbol de sangre prendido,
hasta llegar a su nido,
mientras ella duerme se despiertan los buhitos
esperando, latiendo la parca efímera de invierno
que me dibujará invencible con su aliento,
quién soy yo
solo un pintor que dibuja firmamentos
y su sed de elevados cimientos
desde su boca a su pelo escalando su adentro
soy yo quien su boca aguarda su beso
yo fui quien mereció más que un traje de azul eterno
fui yo quien pintó de las flores silvestres
el cielo a mi amada,
esperando que mi cosecha
haga su vida plena
bajo mis caricias a su piel sedienta.

El Castellano


[​IMG]




 Vítreo tras luz

Primavera te ofrezco mi vida entera

Mi humilde canto sonará en el borde del papel
allí solo allí donde los miedos se hacen sulfatos
el escribir cae rendido ante
tus mejillas carmesí
te bajo los firmamentos del cielo colgado
para que sepas cuanto yo te amo
hálito de luz que se consume
para tornar explosión de lo sentido
porque antes de conocerte ya te miro
y perdona si admirarte es para siempre tuyo soy
desde este albor cruzado
a mis hojas de amaranto
inmenso con tu amor
este capataz de su jardín
te ofrece pasar su vida a tu lado.

El Castellano.

[​IMG] 

Respuesta (1) de Miguel Esteban a mi comentario en el poema 
Vitreo tras luz

Vítreo trasluz dime
por qué la siento incluso estando solo
porque los besos de las azucenas nocturnas me saben a poco
si ella no está conmigo Sol bonito si ella es primavera
yo quisiera ser el novio de Ostara
para acariciarla mi vida quieta
decidme Dioses qué he hecho yo
para merecer vuestro mayor castigo
que es vivir con esta locura sembrada
de viernes a lunes
decídme si vuestro mayor regalo
es de su sonrisa halo
y de su mejilla mi caricia es tornarla visita
cuando este mundo me sabe a tan poco
si no fuese por vuestro manto florido
de abril a agosto investido
da igual que corras te amo entera primavera.

El Castellano

[​IMG]


Respuesta (2) de Miguel Esteban a mi comentario en el poema: 

Vitreo tras luz

Me mantengo caliente
en el fuego del lucero
esperando encontrar
el albor de tu amor
viajo en cada boca de lluvia
hasta tu boca
hasta llegar al invierno frío
que te sostuvo dormida hasta el otoño
oh pequeña oh endiosada primavera
sin tu caricia no soy nada
avanzo mi camino despierto
buscando la parca sin hueso
voy allí donde toda vida
viene tejida del cielo
tu amor encuentro
a lo que me respondes me quedé dormida
el bosque a la vereda por tu rambla
avanzas quieta abriendo
y desplegando en flor toda vida quieta
coges mi vida la sostienes plena
desde este humano albor
hasta donde el vivo cava su vida
yo te honro a ti primavera
mi preciosa entera
hasta que un día
pasados los siglos
mi conciencia caiga estática yerta.


El Castellano



[​IMG]


Lado de otro sitio


Un aguilón de arpa
que se duerme sobre la jofaina,
sin las usuales conversaciones
que lanzaba el alba,
aguzo mi repentina fogata,
un calor que sujetaba
mi primavera,
se abría la rosa
que había tardado un año
en despertar,
sobre un lecho terruno
crispaban ya las solas amapolas,
saludando un mayo carrizo
que ya entraba
por la avenida
que acicala la vida,
una luz sin día
descansado sobre la música,
acecha mi ausencia revertida
abriendo vaporosa
esta mi sangre,
llamando a mi voz muerta
que ya no encara su brea,
armonía que inspira grises neblinas,
acumulando estos pastos jóvenes
de su alarido de cópula.


El Castellano

sábado, 29 de abril de 2017

Fantasma del tiempo




Llegará tu flor abierta
Leannan-Sídhe
vendrás a mi ser,
no habrá resquicio
sin pilar ni eje absorto,
sin difutos orando
por su nueva vida
que desvanece,
no habrá cuándo
que mi sangre te niegue,
era, es y fue
cruzo mi ayer,
cuando el mundo
abre su anochecer
cuando el mundo duerme
y danza su sinestesia,
es el hoy que ya no se teje
del flagrante ayer,
exaspera, encara, retuerce
por su copa,
quedó abierta su moneda,
sin rosa con cruz
de efímera ala,
trasnochada
y su nueva era,
majestad oscura
que debe saber el cuervo
de Edgar Alan Poe,
una puerta abierta
de esta noche
que hiela su resquicio,
un sueño helado avanza
sin entrar por la puerta atascada,
soñáré yo antes,
que mi vida no era nada de nuevo,
seguramente antes
que explore su cuerda roída,
perfila que sostiene
mi sien clareada sin sol,
llegaré yo,
hasta nunca más,
flotará mi pensamiento,
y dispararé a la araña del desván´
una sábana del demonio,
es su fría caricia
angelada
del nunca más,
clase de señor,
por siempre cabalgaré
su sombra erguida,
clase de fantasma es la mía,
no sostendré
no velaré más
mi tiempo se acabó.


El Castellano


Adios 2015

Vena del cielo:




Solitario rayo
luz me arde ahora
en el mirar ciego del sueño
sin miedo sin embargo
saboreo el viento,
los cielos me poseen
de nuevo sobre los años
que ellos son,
algo llega a la rosacruz
de ayer
y sus nueve caídas
de sus ángeles despiertos
en tu sueño me ves invernando
dorando mis pelos de murciélago
bailo el colchón de nubes
que sostiene esta mi noche
para desaparecer llorada la tierna cara
saboreando una sombra más
que me vuelve
imperceptible
muerto sabor
de obscuridad sin faros ni luces
ni fusiles que matan hermanos
de su tierra y sangre
crecieron los caminos 
y el rojo fuego versado
brotó en flor de amapola venidera,
dime qué debo hacer
¿Algo erróneo?
No puedo volver atrás
se sostiene aparte
la fuerza que nadie alcanzará
nada por cambiar
todo está hecho
algo que asalta aparte
puedo volver y empezar de nuevo
sin mí, sin vida, sin cuerpo
sin lo que me ata a éste mundo
mañana veo el futuro
la destrucción del pasado
quedará atrás.
Corpus, anima, crescens
sol refulsit,
lux
et patientiam meam scientiam
florum, est vita
nosotros no somos lo mismo
la bondad sangra las venas
gustos, deseos, vencer,
arder sin perder aposta la partida
esa que las hiladoras tejen
momento del momento
nacido absorbiendo el hilo del tiempo
las piedras lloran flores
el final es volver a empezar
viendo y amando
el ancla errada de mi lugar,
continúo al cuervo
que me vuelve más fuerte
ave más inteligente de la faz
poder de la misma
energía
en tormenta de conciencia
siendo ese rayo solitario
que partió todo inepto,
inconsciente tormento.



El Castellano

viernes, 28 de abril de 2017

Oda a la belleza


Belleza



Ruge mi vida
con impetuosa saliva,
un desdén de mares afilados,
cose que hila esta malva sensitiva,
azures sarnosos que avanzan
al latir fieles compases destapados
de mi escondida idea,
belleza eres por mares insostenida,
balanza sin yacija, ni muerte escondida
acaso a ella conoces
que incluso la tornas bella,
mira la ventana crispada al infierno,
el parpadeo oscuro de la luz.
tú que definirte nadie podría,
ni el más inteligente
ni el más ignorante,
cumbre de ideales, pedernales deslices,
pólvora de sensaciones, fragor vaporoso,
bendices sin perdonar,
es tu prisma un ocaso sin lejana letanía
de esta realidad que se pierde,
atraviesa tu puñal absorto
hiende mi carne,
solo encontraré que brotará mi cuerpo
todas las flores de los campos,
tu cúspide sin hallar, tu vida sin hallar
cumbre tuya se llama planeta Tierra
abismo centelleante hasta perder la cordura,
madre del acto,
belleza deidad suprema,
nadie la mata solo se la llama
y no siempre responde,
déjame tu azul manto sin amaranto
una noche bailaré con lobos
hablaré de amor con mi quimera,
el miedo me conocerá,
amada mía belleza de las flores
sángrame un horizonte de colores,
deshoja mis infinitas espirales,
haz que me crea como los mortales,
para blandir nuestro nombre entre nubes,
cabalgarán mis corceles tus verdes sienes,
yo no seré yo, así como tú eres distinta
para cada retina,
hada infernal
como leviathán celestial,
tú no entiendes de las maldades del hombre,
sólo pintas de la realidad todos los colores.
contigo izo cumbre,
resoplo agravios y señales
repetición
que nací para servirte,
como pájaro a su nido
señorita ruego
que elija este cuervo,
sin agraz durmiente
sopla mi sed de florecer tu alma
primavera preciosa,
desde mi mar a mi risco
osaré vestirme
de rudo hombre viejo,
soñaré como me sueña mi sueño
que yo en tus lares era el primero.
Señorita bella madre de mi izada bandera,
alza mi curva sombra
por la carne de mi siembra,
reverdeceré con tu cariño
primavera amada,
Mireya anclada de mar
a la montaña de mi idea,
vengo que voy a vencer mi propio desespero
rizando como riza su vida el helecho,
desde la sombra de abeja,
a mi ceniza bella,
no habrá osadía que no te nombre
mi dama al hervor de siglos
antaños que llevas ya florecidos,
me despido por si te encuentro




El Castellano a 28-04-2017

A mi inspiración



Mar de voz eres,
solana luna
de acres temporales,
flor de flores
jamás tu pétalo escondes,
bruma entre cerillas prendidas
tu salvaje compostura
que nunca puede
negar que mi difunta viva,
no vengo a desnudarte
dejaré que te desvistas,
sol señor,
incandescente ara
de esta mi suerte,
verde monte
verde brezo
que afila este aderezo,
jaula de libertades,
trascienda mi quitina
por tus eras,
duende inmortal quieres
porque eres mi hada infernal
dueña de la sombra
que mi espíritu sujeta,
alto vuelo de mi espada
para encontrar sangre  negra,
me morderás la tinta
desde mi cima
a la espesura,
fuego bravo
sin desquicia,
sed de cada hambriento,
dame tu oscuridad,
crearé hasta desvanecer,
a mis lares
llegó una crítica inconclusa,
subjetivo arte del gusto sin color,
porque valgo más que el nombre,
hada musa
desde que puse primera letra,
cuidaré tu fiel quimera,
abrojo descendido
que arde mi suerte
en verde
de amarte.
Sin alarde
que no sea encontrarte.
El que no vale
ya se dedica a ello,
aclaro que como no valgo
ni medirme puedo en cuantía
desbrozo cada poema
al transcurrir
del nervio del tiempo,
un sin fin entre medusas
que me piensan,
una compostura
sin vuestro ralentí
cuando os creéis quien no sois
rebosando, esfumando yo
mi palabra
retocando puliendo,
ensimismando
porque una diferencia
eleva mi marco
yo esfuerzo lo plasmado,
y no será eternidad mi mármol,
quizá ojera traspuesta
sin luna.
Otros de mediocre innato
triunfan por retinas cómodas,
ojalá mi aliento
no valiese más que la pena,
por este motivo y por otro
soy únicamente solo,
solamente tierra
y mis escritos arena,
perdonen mi prosa pasajera,
tendrá buque mi idea,
deste mar
hasta mi hacienda
podéis quedaros
con vuestro talento doliente
que yo a diferencia me veo
la punta de las narices.
Amén descendiente.



El Castellano



Pecho en hierro montado, Octubre 2016





Pecho en hierro montado:

Infiere de nocturna flor
nuestra cabida de luz vana,
un día será el siglo de matices
con su avenida escalonada,
suerte en mimbre de tus estrellas
en mis pupilas,
desafíame el lucero
mi malva runa,
satina mi firmamento de lunas,
llega donde no llegan las enredaderas
de mis vilos noctámbulos,
soy enfrentamiento con mi existencia por ti
partida, vestirán las flores mi magia,
para florecer madrugando,
y que su espera me sepa bella, clara
como el osar brotado en primavera,
centella que gasta tu ambrosía amada
cobrando a mis cerrojillos nacidos del alba,
argos sumos en luceros despertando sus arañas,
nubes cabalga, aire sostiene tocando mi esqueleto,
Campos de Castilla, soturnales labradores,
abrid la tierra espera nuestro fruto de nuestras lágrimas
en acequias, hasta que llore el sudor de nuestras manos,
y las matas canten el fragor de nuestras bocas,
¿Quién me conoce en estas sierras de hoz y guadaña?
Yo soy el encargado de abrir los cielos
hasta que lloren, soy el que despierta a la semilla,
y grita flores con sigilo de chopo me guardo,
y entre rayos de bruma desciendo
hasta mi tierra madre de las sepulturas
de los abrojos creados,
pecho en hierro montado
soy esclavo de mis ojos liberados,
desafiando al viento creyéndole hermano,
soy la vida que me falta por escribir en bronce,
soy sangre, destello que mueve
la hoguera de mi escarcha.
¿Quién viene hoy por mi escala?


El Castellano

Lumbre quieta




Asolado mi alto claro,
soberbio techo donde pensamientos
míos se acuestan,
vida sin vida erizada piel que desespera,
mi esquiva dicha hincha este álveo,
languidece mi yerta hombría,
nada espero padre,
venga a mí su quimera alada,
al clamor sonoro desnucaré el hueso,
y su dulce aspereza fatigada,
mi yerta estampa levanta un crujir de soles,
un mar desaparecido,
no me sigas que no me encuentro
ni yo mismo,
una mañana de esta primavera envejecida,
mi alma viajó junto a la idea,
se estrechó con difuntos guerreros
que velaban cipreses entre las espumas verdes
que clavaban filos de savia,
cenizas de sauces,
entre vítores ardientes sin esquirla,
las vidas que traigo
jamás te las puedo relatar,
yo quise una salamanquesa
ya no me quise a mí,
mis cuencos de hastío traigo,
entre suya va a vencer esta luna
medio gitana,
y vio la noche negra
sus fusiles blander
un tino de hondo blanco,
resquebraba la herida donde yago,
hasta eterna ser mi suave caricia
del hielo.



El Castellano

jueves, 27 de abril de 2017

Cuenta fría



Resucito tu mañana carnívora
al ojo de mi veraz noche,
cuelga mi soga amores
típicos de sardinas,
susurro de esta mi cruz
sin alas
sólo garras,
con las que inmiscuir mi entraña
puede,
soles de cuarzo
entre depósitos allanados de grises esferas,
no entiendo por qué osas
nombrar a luz,
ella que esquiva ataraza mi senil breva,
no soy una higuera,
harto sin hartazgo de conmensuradas,
típicas, ensartadas venas sin azares dementes,
voy que ya no me esperan
en mi yema pàlida, que marca
augurios sin patas ni cabeza,
ahoga la impuesta gema,
será ámbar que se suicida,
tanto para arrepentirme,
que flotará mi verso como una veleta
de pesca,
yo, besugo reino mi mar sin augurio,
para decir:
Si no te esfuerzas tú,
lo hago yo.




El Castellano sin pila

Caparazón sonoro



Entreabierta explanada corre través,
hendida boca sin aurora quieta,
se expande que nace estupefacto
el armazón sonoro,
una nota que vence la marea,
llega y viene mareada la difunta, afilada, gran helada,
sin popa sin arrastre furtivo,
todo congela su paso arrasado
del poniente al oriente,
marca de su enhiesta flecha que cubre toda  la tierra
de azul escarcha que impera,
lonja que toca esperar
llámese vida.
Tinaja sin fondo, pozo sin recuerdo
donde lustre quema de frío,
una carne en mitad de su alarde,
vestida en transparente hebra de blanca estrella,
suave y profundo, centella madre y carnal presidio,
un ascua que enajena,
hielo que no tiene frío,
venga por aquel orificio
aventaré que yo no estaba vivo,
superfluo  banco sin reposo,
ya dejaré de negar,
este frío mustio acaba conmigo,
sandez

nombre femenino
Dicho o hecho necio, torpe o poco adecuado.
"en su sandez llegó a decir que lo había hecho por amor hacia él: nunca lo desprecié tanto como entonces"

sinónimos: majadería, necedad, tontería
.
Clausuro el dicho,
fuste sin cal, en arena que para mi idea,
vence, apura, desvalida mi sien perdida,
quise desmarcar mi palabra de una desamparada,
muerta fosa,
me nacieron malos labores, con casa, sin cuesta,
aguerrido lanza ancestral canto
oxidado, en yunques que me sostienen,
estados de mi mente a solas,
que trato a incógnitas,
ven, cariño de temple y firmamento,
hasta ser tiempo de un trasquilado ayer,
ven oiré tu desvanecer
en son de niebla yo desapareceré,
un patio fugaz donde crece mi soberbia
en su raíz que hinca, marca y avanza
mi gallo de tres cabezas.



El Castellano

Encina de fuego y brea




Santo señero, 
dulce iris de mis desnudos campos,
Dioses habitaron tu entraña que guarda,
cumbre eres de la loma despeñada,
réquiem de viejas espadas
que te labra,
quieto, el viento te encara,
vuelve a soñar que fuiste tiempo
de los tiempos,
estático límite
congoja deslizada de abriles febriles,
una oda me avanza
sin piel, sin moral sobrecogedora,
decídle a la tierra
que mi alma bulle,
este parco horizonte me teme,
oiré frentes, rayos fuertes, crepitantes,
un desnudar de las secuelas de esta voz,
amaré tu vientre como se aman las flores,
no habrá reino
contra Hipsípila
soterra calma entre alas
de libélula,
entre sueños de drosera.
Partiré mi vida,
recostando mis sangres,
floreciendo rosas a mi madre Belleza,
hasta sembrar mis aras redondas, abiertas,
en un guiño que descalza
sones por hendiduras sangrientas,
hasta enjaular mi aliento que te canta
por ajuares de estrellas las más bellas,
mi desaparecida sombra,
plañe que llora en su alma verde, pura,
oh Castilla, quién en tus alas nunca muriera,
eres un enjambre de furtivas 
soledades que se vencen,
caminas tus  vastos metales
en tu oscura tierra,
una sed te fulmina lo perenne de tu sonrisa,
te duerme la piedra tu encina,
un deshojar de tu rivera
siempre,
de tu río Mundo
a mi pùeblo de Fuente-Álamo
jamás te muestras herida
mi Castilla bonita
mi Castilla sin yaga
por la que encuentro
en el cielo un monte y un atajo,
hasta vivir la plenitud
de dicha en barbecho de tu idea
mi vida, mi raíz,
mi falcata de natura.




El Castellano

miércoles, 26 de abril de 2017

Labraba una pena



Ilusión que destella
abriendo, encauzando un hollín
sin ciudad, entierro en esta negra tierra
un suspiro por los impíos,
un socavón llanero de profunda grieta
donde serpenteaba mi anclada dicha,
desmembraré esta bruma
en mi aciago deseo,
vestiré calmas en humo de fuego,
ásperas espumas oscuras dejaré
tras mi arado,
entre milenarios tejos que se abren paso,
un lamento escondido del pardillo
que mató mi gato,
yo vivía en un verano
un día traje una rosa de belleza,
vi encendida mi creencia
por sospechas que alzaban Dioses,
hacinamiento que me sacude,
por grises soldados
atrincherando verdades,
como el viento huye
mira ente empedernido haz
como sonríe,
como niega que quiso ser más,
en fúlgida estela
y campaña solariega
vi el labrador de mi quieta espera,
aspeando terruños en blanca, crispada
mortandad de ascua,
una sombra de curvo filo,
me cuenta del almizcle
que brota almíbar sin cuenta,
un caracol de rama de helecho
despliega sus azarosas hojas,
riza mi espora
por este hueso que vela que mi Cernunnos,
cuída mi bosque.
Se baña desnuda Artemisa,
para que Diancech
teja mi enervada silvestría.



El  Castellano


martes, 25 de abril de 2017

Sueño enterrado



Quieto me elevan
aspas dentadas de poniente,
molinos de profundas yermas,
ay la tierra
amaré un sol pariendo
la sombra tuya que enajena,
callaré susurros
de esquinas sin hacienda,
amaré quietud entre helechos
de rizadas curvas entre sus espejos,
la soledad del hombre me hablará
como me habla la piedra,
dará su mensaje la hoja caduca,
la bondad me afilará
una estampa mía entre la sed
de esta tierra,
marcharé como se marchan
los graznos
de cuervitos cuando amanece,
mi espada brillará
este grito de la montaña,
me guardarán el vilo
mis secuaces grillos,
embrujaré mi labrantio,
para enamorar a la luna.
Despertarán procesiones de hormigas
mi semilla, me trinará doliente
el este de mi suerte,
preguntando
por fin se me entiende...
agujerearé el surco prominente
que la maldad hace alarde,
me llaman a profanar
mi encanto
perfilaré ascuas
del astro,
crujiré mis costillas
soñando que mi sueño
era de mi carcoma.




El Castellano a 25-04-2017

Cerrojillos dormidos




Rubor cristalino,
deshoja esta nieve de chopo,
liman vientres
mientras envejezco
el matiz liberado
entre fuelles de viento,
una escala al cielo,
un sortilegio
en clavos sedientos
aclaman sones
sus verdaderas razones,
me acicalan procesiones
en hálitos de perfectas oraciones,
hoy verá el día
izarse, levantarse
su raíz de tiempos lúgubres,
desparramo que fluyo
por ataraxias desmenuzadas
en solanas de lunas
y sus mares
bajo yunque,
se clavan sienes
al verdor de pinos,
y sus consecuencias de yemas,
un verbo despuebla mis santos astros,
coagula mi pensar
entre trenes fulgurados,
solapados del ayer difunto,
rizando lo que siento
por repetirme
es más que mi don funesto,
un dialogar si encontrase oyente,
un hervor de mi recta frente,
noche sin llegar,
vienes y perviertes,
mi osadía vestida
de placajes sin hacienda
de viento,
rayos sin luna
y oscuras rúbricas
sin luz de vela,
enfrento mi brava espera
por si baja Ostara
y se duerme en mis flores de caléndula,
hoy es por mí guíame hasta ti,
bajo el relámpago asido
a tormenta sin cresta,
paran mis relojes
por atar segundos
de espera quieta,
ven a mi cabaña del cielo
y bebamos nubes,
desliza y enmaraña
tus hilos de cabellos,
extenuando mi yerta clara
en mi siembra directa
a finalizar mi escritura
de este Abril del 2017.



El Castellano

lunes, 24 de abril de 2017

Ídem trasnochado




Abro esta acuarela terrestre,
pinceles mundanales
que creen que vencen,
es la hora, cuelgo esta soledad
la pongo a bailar,
entre peinetas de brujas
que tengo secas,
abren mis costillas
erosionadas de humos fugaces,
desvalijan blancas ideas,
un ajuar de esferas rotas,
en este diáfano cuarto
de ausencia habitada y ocupada
por mi negro gato,
desploma mi cloro
la z de mi verde mosca,
relampaguea mi costado,
sin sonido ni crepitar interior,
gotea mi retina
por un bostezo que tiembla,
grajean mis pestañas
un halo presidiario
de esta negra noche,
no tengo araña
ella me tiene a mí,
un cordel sin boca
de un evanescer sin sed,
no gasto el punto a mi secuela,
hoguera es tan común
que quedará a la espera,
abro mi blindada generación yerta,
una caja donde duerme
donde reposa mi sangre caliente,
friega mi suerte
la preciosa baldosa
donde lentamente sucumbe
mi talento ausente,
por esta sed demente,
vive que vivirá siempre
mi temple resplandeciente,
mi amor en un tiesto pongo al frente,
florean semblanzas ocultas
que trae mi difusa mente,
yo valgo lo que no vale la cuantía
hasta estirar mi claro
cavando mi fosa.
Buscando encontré
al que me buscó en un papel,
dije no fui yo
fue aquel que se casó con el ayer,
enclaustra este eje de rama,
porque llorará savia
que exclama estoy llorando
una pletina en oropel,
hasta yo envejecer.



El Castellano a 25-04-2017

Caracol del cielo






Tarde rendida entre apóstatas
sienes de curvos ejes,
partir me alcance este día,
retorcido entre carruseles
y malvas del sueño de Castilla.

Quiebran mis señeros
una luz sin espasmos,
un canal que la floresta sigue
por senderos,
apuesto mi perdida ala
donde el azahar sembraba
y se extendía.

Era mi era como mujer sin barba,
entre mi siega
esperaba una lagartija
del fuego nacida,
una contienda de bombardeos
de simientes risueñas,
como un látigo que la estepa enciende,
un linde en ávida crestería,
por el desliz de esta hoguera,
acábose mi dentada espera,
sin marca ni flamígera contienda,
estaba quieta
la flor del alba,
como niña perdida de la madrugada,
abrió destartalado su ronco latido,
naciendo una vid,
entre avernos
y huellas de trigo venidero,
disparé al viento,
me contestó su voz
entre sarmientos de cobre,
rindiendo mis miedos,
de violetas noches postradas,
en soliviares que abren azadas
de la tarde,
sembrando
que volveré a verte.





El Castellano en Castilla a 24-04-2017

Mi sangre yerta re-edición



Mi sangre yerta:

Canta mi sangre yerta,
el hierro de mi tierra por sembrar,
un embrujo desta hacienda,
canta la amapola vieja,
sangre del corazón carmesí,
sueña mi semilla despertar,
donde el muerto cave su vida,
y mi cicuta triste,
enraíce el paraíso,
de pieles sedientas en entrañas despiertas
y hojas muertas camino de savia dura,
corre mi otoño desde la vereda a la rambla,
corre mi frío desde el infierno
al río de esta alma por ganar,
encina yerta de mi piel esquiva, florecida,
beso de tierra y vid,
beso de trigo y girasol,
de cuchillo de espiga mi cante,
de zarza y espina mi amor
real como intangible,
áspero y rígido,
bravo y valiente,
duro y endeble,
metal y simiente,
pan y niebla,
niebla y bruma me desprende,
desde la boca hasta el pecho,
donde canta mi pasión sin despecho,
vive esta sangre caliente,
lumbre de mis tocones,
nube del cielo por dibujar 
en rígida estela rendida,
a estampa de sed y viveza por entrañar,
canta mi umbral,
quiere tener soles y lunas sin gemir,
invierno llegas,
dibujando transparentes los miedos,
avanzas cada campo sin permiso,
helando hasta el hielo,
oda de mi sangre yerta,
por mi tierra me arde la siembra,
desde mi opaca siega
y el beso queda escueto,
parco el sentido enamora el hálito,
quién te viera marchar,
vestida de olivo y centeno,
de olivo y cebada,
de trigo y espada mi guadaña,
donde dibuja el suelo mi cama,
por la calma abrasas la esperanza,
en maldición cantas tu canción,
y los cuervos te rinden pleito de negra ala,
de grazno escondido en cada roble,
crascita desde la piedra a la cueva
abrasas oscuridad mi entraña,
dibujas tu vívida estampa,
donde el tiempo yace muerto,
y sólo los duendes te entienden,
sólo las hojas buscan su nueva vida,
deste sembradío de niebla me avanzas sin piedad,
la dicha y la sombra por ganar,
desde mi tierra encendida hasta la parca bonita,
desde el cante a la maraña,
te canta mi vida quieta
este amor de la mañana
en tu pliegue de sonrisa y en la noche de tu cara,
suspira el rojo,
quiere ser río de alma y arrojo,
quiere nacer abrojo,
el espino mece la espina de mi antojo,
y la amapola amarilla,
sólo ella abre a la gran luz,
horizonte de mi piel que quiebra como ayer,
enamorado suspiro de frío,
enamora mi hielo,
donde duerme,
donde reposa el amor de mi sangre yerta.
Esperando en rojo su siembra.

El Castellano

re-edición  poema sembrado del 2013

domingo, 23 de abril de 2017

Grito sin aire





Lijaban sus costillas
un incendio de alambres ensortijados
en hilos de sus tejidos,
se abrían las vértebras de su cuaderna,
que izaban vendas que el ojo viera,
una popa con un niño
de sueños por hacienda.

Estaca zoomórfica de rienda
y estela, con rastro de procesionaria
del pino de la idea,
olfateo su secuela sin hendirme 
en el barro,
profano mi santa calavera,
sin piedades ni conciencia,
ataco la lejana búsqueda
desde la sombra de mi materia.

Mi fantasma es un afecto,
innombrable sin fin
de concavidades ilusas,
donde Hamlet me conoce y no corre,
aplomo de carne cercenada,
sin alas de hombros,
en la sartén de mi viejo Dante,
me relamo el negro puerto,
hasta encontrar mi negro cuervo,
y soltar mi rienda
para encontrar mi vida
que desfalca mi esquela.



El Castellano a 23-04-2017

Tierra invernando

Tierra invernando:



Acogen pendientes de aire
fieles terrones desmembrados
una mujer sembraba
acogedores racimos,
entre sus malvas granas,
su pecho, un trabajo
que floreaba un compostaje
sereno, con dos botones
solapados.
Ella sembrada en paja de primavera
era capaz de arrebatar
la solana de molinos
fugaces.
Vestía el regazo de la cepa,
donde sangre hacía alarde.
Al rebujo su trilla
gorgojeaba simientes
desde claro oscuro de labranza,
mojaba su añoranza
en composturas olvidadas
de las espigas,
recomponía suspiros de las tierras.
Un silo dormido
se afilaba,
era su momento,
sin capa,
con espada,
abría su maternal vientre
en flores de carne,
afinaba su silueta
un corcel sereno
con diente de aire,
tomando de su blanca tez
cabellos de rayos solares.
Caminaba un sapito
teniendo guarida
bajo una piedra,
era o no era plañía la nube
desde el canal que depositaba
la acequia,
entre surcos de la sed
que las plantas llevan.
Para su dama campesina,
llevar brea en tabaco de espuela,
era su siembra
que ni el clima
negaría su vida.
Donde una perfidía sobresalía
su corazón brillaba más
que el metal
de su azada.



El Castellano

sábado, 22 de abril de 2017

Pelo de un pelo

Rezando por mí mismo,
repitiendo mi segundo infinito
de vocablo por si no sabéis
se me acabó el vocabulario,
infinito locuaz entre
ávida espesura que cuaje
entre corchos de ideas,
resumo que coarto que venzo
una atarralla en pulida sien de azabache,
desgrano ávidas flores,
en soliviares difusos
cierro engranajes,
estampo este listado
en profundas sienes de mármol,
caléndulas miles,
margaritas que ni cuento
válgame el invento,
compases retuercen espirales,
entre soliloquios fugaces,
voy que vengo que estoy muerto,
infinito se llama puerto,
estoy venciendo,
un crisol argénteo
de  malva de luna coja,
es una lección subordinada,
sin hueso,
quiebro y apunto
un embeleso nacarado,
soy lobo y reviento por serlo,
limaduras de carrascas patidifusas,
en solares de mieses
de cabezas de grama,
ababol Joselito cuenta
que se quedó sin sangre de tierra,
sangre no es tristeza es salvavidas
cuanto el fuste se invalida,
gira mi vida, retuerce que
lo mío es para siempre
si no te taladra la mente
te extasía las pupilas
mi yerto tren siniestro,
desangelada calma me atrapa,
un fulgor crepita sin talla,
como Soraya en la playa,
don funesto entre ríos corajinados
de lares insospechados,
son mis hermanos,
sangre de ojos,
azares de rayarse en la línea,
cielo reviento,
hoy pariré un abrojo
hasta que me haga libre,
sombra de medio tonelaje,
difusa suerte entre corceles,
reino aliviado del insecto,
sombra de abeja
en la cumbre de mi ladrillo,
quema mi hoguera un alarde,
traspuestos acres de largas venas,
venga que viniera mi quimera
que la doy una colleja,
resumo ya voy desnaciendo,
en esta sopa
de la que soy dueño.





El Castellano a 22-04-2017


viernes, 21 de abril de 2017

Reminiscencia armada de anzuelo









Agita la severa onda,
un aletear del sargazo
entre gusanos que hilan
pescadores del pescuezo
de sus anzuelos.


Yo en tierra neutralizo
la tibieza del sol,
entre mis fúlgidos cabellos,
reviento azares como lijas subordinadas,
enmiendo errores de estos sueños que corren,
carraspea mi trilladora
un sonido de semillas que estallan sin carcasa,
estoy afilando mi idea
esperando que llegue el día.


Traspuesto a seguir el halo impertinente,
entre senil fuelle,
es el sonido de la tormenta,
partirme el rayo acaso pudiese,
venga que viene entre iris insomnes  descorchados,
fieles a fulgurar regazos de redondos brazos,
quién osado que cree que posee salud.
A la muerte miente.



Va entre forrajes y gramas secuaces,
avanza estos dientes solares,
gritan rayos estelares
su alacridad entre solares sedientos de cielo,
es una finca
y un cobertizo nublado,
donde el grano ahuyenta
que fue arrancado,
es la tierra una azada permisiva que todo traga,
voy más allá de mi encumbrada malva,
mi taciturna sien nunca despega,
habrá que avanzar mi nariz
por campos
de la perdiz,
en la rivera del Arlanza
echar el sueño a flotar,
y que se ahogue mi funeral.






El Castellano en Castilla a 21-04-2017

jueves, 20 de abril de 2017

Lira en cuerda yerta





Libre canto al azar traspuesto,
somnoliento, dormido entre flores del ocaso,
ocaso malva, quieto, renombrado
por flores ávidas que exasperan
sangre de tierras, es por esta siembra
que mi fuego hace nombre,
gotas en globos, evaporadas sienes,
tranvías etéreos sin cables,
gusanos con patas de un destino nacido,
me encontré con mi sombra
y me dijo:
Agarra tu vida,
como la semilla despierta del sueño
de que estaba muerta.
Hinojo al fuego,
un curativo suplicio
consume, avanza, descubre
un ángel de espada clavada,
fulgor entre bocas,
espiral de piedras,
un sonar del monte a la carrasca,
ya conoces que ni queriendo
puedes abandonar,
exaspera, arranca tu espera,
ahoga tus lágrimas,
que se te escuche donde el espacio acaba,
sé sangre sin pena,
consume iras en llamas por tu semblanza,
abre tus flores,
sé amante de tus ilusiones,
cuestiona la duda,
duda hasta de ella,
yo nací de tu espera,
desempolva tu nervio que te lleva
por lares de calmas,
desgrana el tiempo en virtudes,
afila tu alma
hasta un infinito
acrisolado de cristal,
viento yo soy tu servidor,
te sirvo aliento,
de mi vena que brota
en febriles acequias,
que estampan que la sed acaba,
y la inspiración brota de albas fugaces,
de encuentros vacíos con perplejidades,
esta espiral engullirá
el orden que imaginó tu existencia,
orgullo entre caracoles del tiempo,
haz que nazca tu hoguera
libera la vorágine que alimenta tu espíritu,
relampaguéa tu reino,
sembrando sentencias
contra el mal hacer de lombrices.
Y sus vivencias estériles.
Demuestra que eres de la tierra,
que eres un ser de tierra
desnaciendo liras en las flores de caléndula.




El Castellano

Fejd - Storm (FULL ALBUM)

Sembrando altares de hueso

I

Blándeme en mitad del campo,
sólo allí que la encina enraíce mi carne,
el hinojo lata al son el tambor de sus flores,
la carrasca grite verdades del monte,
vereda quieta, enarbolada,
soledad disparada sin descanso,
sólo allí reinará mi alma,
en letras escritas en las hojas de vida,
las lindes teñirán de rojo y negro,
de tinta y sangre el resurgir del añil
aliento dibujado de toda vida en color,
del albor a la muerte en flor
se alzará mi latido con su amor.

II
Renace en la piel,
en el albor sin conciencia,
hace más frío que antes
sentido muerto, caído
olvido yerto
raíz del ser
más callado que el invierno
avanza camina a voz
todo lo que he perdido
polvo de estrellas, hierro de océanos
piedra de montañas...
hazme recordar alas cansadas
cosas grises que te gustaba sentir
mi amada así sabes
horizontales que no puedo olvidar
ejes verticales de conciencia
sin dormir
danza la primavera del lugar
con mi soledad pintada
en la sangre de mis ojos
todo lo que veo teñido
la ilusión cae en gotas derramadas
cayendo congeladas
desnudo mi cuerpo en la penumbra
del segundo quieto
raíces comiendo mis venas
hojas de mi historia mustia, abatida
sentido muerto
viviendo por ver morir el momento
momentos atrás que cae el recuerdo
sin miedo, sin sentimiento
todo hirviendo
sólo este sarmiento de cuerpo
esperando que juzguen a su alma
libre de maldad
quién estará allí
quién vendrá a darme un camino que seguir
solo en la oscuridad
donde todo comienza
las sombras me reconfortan
y veo en luz mi vida
para encontrarte
algo que darte de dentro de mí.
Un amor rugiendo en la boca de la estrella.

III
Diestro del mar a la montaña,
visten sus flores coloradas orgullosas y sentidas
cual caricia de su jardinero que las ama
el viento armado escala cual seco rayo
su sol enturbiado se paran las oraciones
Hipsípila dejó su crisálida
en un caballo alado recorre sierras y sus manantiales
recolectando toda simiente desde todo confín
al inerte sombrío albor,
mientras su fría luz crece y camina
sin franca tapia ni verja que detenga su escalar
vuela vaga la libélula para posarse en su hombro
recio brazo arrido ninguna simiente cae a su lado inerte
que lleva que trae a su castillo olvidado
hechiceros de todos los reinos desvelaban que sólo
un reino se mantendría vivo
y no era el del humano ser
Hipsípila cabalgaba por naturaleza su religión
abarcando de la tierra a la lluvia
cual rayo cortado de Sol su cabello
los pájaros trinaban en su castillo
hipsipila siempre vivirá como invencible Sol.





El Castellano 

miércoles, 19 de abril de 2017

AMANTE FANTASMA 3


Amante fantasma




Hablo desde esta sombra
que me habita,
un cielo noctámbulo me cuelga la caricia,
mi vida que jamás se consume en desquicia,
rajo este sol que visita tu retina,
espacio derredor acaricio
en agujas que te cuelgan el techo,
flor con flor brilló nuestro corazón,
una luna tejida por su alarido
a galope del viento en mi mundo
te alzo en piel de piedra
crepitando tu rayo que me cuenta
de tu vena y su carcoma
muy lejos de la tierra hilvano tus ganas
con destello furtivo
de sed de abrojo
cambio tu vida a mi antojo
sí tu pecho en rojo,
sabes quien soy
soy fantasma que sólo tú ves
flagrando el viento a tu merced,
háblame del puerto y su negro sentimiento,
háblame del cuervo,
de tu alma sin cuerpo,
ven, ven a mí
veremos el amanecer
en la sangre de mis ojos,
acabaremos con el destino inerte
que cruza mi suerte,
ven de nuevo quiero verte, apoderarte,
alimentarte de mis rosas desangradas,
es por tu roce que mi sangre bulle
y jamás de ti se esconde
te siento en cada silencio seco,
en cada eco de oscuridad
que a mi espíritu sucede
cómo no tenerte
si por tu idioma me florece el verso,
piel con alma simiente del atardecer,
umbrío cae su sonido;
Tu cuerda que afina el grillo
y cigarra con su guitarra
acantonando nuestro oído,
es por ti que mi suplicio cae investido
fiel a recorrer tu segunda vida,
ninguna mentira me dijiste,
el miedo ahuyentamos juntos de la mano,
la noche llega de nuevo en tu pupila
de esferas yertas
y sus paraísos de hielo
que cruzo al verte
quiero que me sigas sonando
eternamente la noche
para todos los siglos
que empieza nuestra condena
sintiendo hoy la lluvia bajo tus ojos.

II

Hablemos hoy en plata de tiniebla,
oración de tu sangre yerta,
cumbre febril de hoguera quieta,
ese cuervo descubrirás su poder,
yo iré de tu mano,
manso tu poder sembrado,
aunque no entiendas
no preguntes por qué sigo a tu lado,
el puerto negro te llamó
y sentiste el poder de tu pasado,
nadie permitió que desembarcaras,
capaz eras de romper la cuerda
que sostiene las dimensiones,
ni vivo ni muerto
niega tu osadía,
cruzaste la puerta de oscuros lirios,
tu amor a la flor
al creador conmovió,
resoplo tijeras rojas
en grises ideas,
desenfundo mi filo,
crepitan arduas espadas,
respetaste la muerte y ella
respetó tu vida.
Crascita tu silvestría,
entre forrajes
y soles pudientes,
desmenuza tu silencio,
clavando yunques
de paredes granates,
el peldaño irá cuesta abajo,
cabalga tus lindes despiertos,
libérate de insectos que caminan,
turbios azares me cuentan
de tu devenir rizado
al filo de la navaja.



III

Anochecer de mi vida,
en tu patio de la araña,
rezogan clarines esquivos,
yo soy lira de alma consumada,
vicisitud ensimismada
de tu azar en semblanza,
vivo flagrando tu azada,
pulcritud entre cristales rotos
esa soy, bruma en tu noche,
claridad en tu día
luz de cada siembra,
arena del tiempo
enclaustrado,
vine deshojando recuerdos,
hoy me diste voz,
no seré yo tu perdición
sino el camino a tu salvación,
viviré mordiendo tus rosas
que desangran tu amor,
liviaré lo liviano,
afligiré temor al miedo,
seré aliento perdido
descubierto,
te abriré mi reino,
las escarchas serán los colores,
viviré besando tus flores,
limaré abrojos nacientes,
serás estaca del destino
servir a tu alma sin nombre
me alumbre,
camino de mis flores desgranadas,
sangre de tu reposo
mi amada espina del señor.


Förüq