Translate

domingo, 25 de junio de 2017

Espinelas

Enhiesta flor fue semilla, 
altiva plántula fue ella.
Quién fuese aquella tan bella.
Él, pupa acabó polilla.
Aún plántula fue pilla,
él aún pupa la amaba.
Aún flor la respetaba
juntos cuatro meses bellos
cómo fue lo saben ellos.
Él desde pupa esperaba.

2

Bellis annua siempre bella
sin ningún pacto indebido,
licor de mora bebido
brindé yo por amor de ella
y mío mas la botella
casi entera, mi infinito
lleva en corazón finito.
sólo nosotros dos flores
libres en cante folclores,
soy alcalaíno, cito.

3

Amor te adoro bastante,

tanto que ni te imaginas, 
volamos sobre colinas.
Nada encuentro yo distante
feliz yo, el único amante,
ambos somos golondrinas,
folclores mas las endrinas,
el weche, mapuche, arriano,
nunca yo Rajoy Mariano,
no político, pamplinas.

4
Ahora, es ayer, henchir. 
Amor obtuso, incesante,
mi vida en amor constante
valiendo la pena hinchir, 
sin pena yo, rehenchir
vigoroso, parco, recto,
como corazón directo,
ella firmamento bello,
mas yo nunca ser aquello,
hijo del viento correcto.

5
Te observo, mas yo la endioso, 
amor, pasión más los vinos 
lo mismo, yo catavinos.
a ella doy mi sangre 
de oso. 

Vivamos sin el ser soso.
Toda mi sangre antibaquio 
a mi mujer; Lofobranquio. 

Viva yo y más mi caballo.
mas es él saltacaballo.
A ella la amo, todo baquio.

6
Tesoro mío guardado
dentro tuya el sentir puro,
espíritu era 
ello oscuro, 
espíritu mi candado,
en alma estaba bordado. 
La espera, vida gallega.
Lluvia hasta aquí solo llega,
con Beltane, mas las diosas
Aurora, Flora preciosas
los ayeres muertos, fuéllega. 


7
Séptima décima:

De celos ya no latere*, 
amor, tan viva a raudales,
nacido en los manantiales. 
nocturna cuenta el me quiere,
luceros, el Sol mas mi ere, 
todo lo quiero en las almas, 
nacer tempranero mas

universo cisne e indemne,
desde quince años solemne.
Celta el fuego, eternas almas.


8

Vida, para amor morir 
en tu pupila, en placer,
llegué donde renacer, 
mucho tuyo a descubrir,
eterna alma, su existir.
Criaré las zarzas, hinojos,
mas viviré dorando ojos,
mi conversación es cena
estabilidad la escena
mas sabiduría, abrojos.

domingo, 18 de junio de 2017

Cuchilla de silex




Raudo enebro enervado
bajo cuchillos de tierra,
en sombra que hace
pulcritud de estelas
descorazonadas,
duro metal y simiente
en espina de alarde,
sonroja a la escarcha
de este cielo que aploma,
para derretir el hueso
que el astro besa,
jabalí nacido entre aromos
de espinos,
va bajando su cauce la luna desamparada
buscando su recio esposo,
la loma desciende su floresta dormida,
canta el margal entre brezos noctámbulos,
y margaritas con violetas ausentes,
los jacintos silvestres ya vertieron
sus hijos de nácar.
Quedó el nardo desplazado
y el ababol sonríe,
ya vertió su sangre de tierra
para cerrar su campana
al tañer de sus simientes
enarboladas,
hasta la siguiente vida
a partir de su presente muerte.



El Castellano

viernes, 9 de junio de 2017

Candavmis




Del acre del cielo, destino clavado.
Verde semblanza de tormenta furtiva,
sierra de sueños en blanca idea,
clamor en ocres de nubes,
relajado,
sosegado empuja sus clavos
que precipitan hacia sienes de grama,
lloviznas de pretiles azares,
en fuegos erizados
que él truena,
aventa que alza
su ronca madera.
De fértil diente,
de cano cabello,
niebla de su sendero,
crepitante onda,
en azur marcada.
Viento sin suelo
su final encuentro.



El castellano

Soneto apto

Crueza sembrada:

Amándote ferviente, nueza llama,

presa amapola en sangre se quedó,

sonriente aurora, veza la heredó,

tu corazón alqueza, fuerte se ama.

Renuevo esta mi sangre, pa' ser rama;

Veraz la rosa, amor siempre alegó.

Al latido, su beso le ofreció,

la flor abierta en agua se proclama.

El estambre, súplica nocturnina,

piel acaricia , ya brindó mordaga,

su gineceo blanco, sanjuanina.

Óvulo y ataraxia, adreza aciaga,

tierra, anclada la doña saturnina;

Germina fértil vientre, enhiesta briaga.

El Castellano

lunes, 5 de junio de 2017

Venas de luz 2



Venas de luz:

Yo te busco luna entre bloques de hormigón
y cemento, entre violetas escarchas, yedras 
nocturnas de este cielo sonámbulo con suelo calizo,
me rehulle tu ojera de nácar ciega, segura,
colgándose de mi puente escarlata,férreo, soterrado,
mas te escapas por las turquesas ramas
cielo plateado quién te tuviera, esta tu rama de idea
entre las manos tu miel de niebla, húmeda, trasnochada,
cual panal de lumbre quieta, deshojada,
tu lágrima que viste de locuras, de esquilmada luz
y sus azucenas,
mi noctámbula sangre y mi tinta bermellón
que te aguarda fiel a la espera, en la Torre de Hércules,
tu camino que serpea, y mi soga blanquea,
alumbrándose los árboles erizados, vespertinos,
que en lluvia cantan, su serenata santa,
acequia de tu ser, que la bruma pervierte,
colmada a tibio reflejo en fanales cristales sin tajo,
de tu hueso crepitando, apostando,
dunas del sueño, y metales esquivos
con azabaches siniestros,
cuentan los astros
que tu belleza duerme en sus incesantes
hogueras de sus cestas,
tú que te escapas por entresijos de negra ala,
quién te tuviera en sus palmas,
como destello escaparías
dejando una estela intangible, áspera, maleable,
de blanca pupila y granate adornado,
naciendo de ti un gris ciprés
las canteras se te rindieran, en presura,
un silo alto como tu luz de ojos abiertos,
treparía tu enredadera entre torres de belleza,
y brotarían las blancas estrellas
damas de noche,
llorarías tu oro blanco en abrevadero,
por tu escarpada longitud
y un eco nacería tuyo, solo, carraspeado
de la luz y de la sombra, una cadena para tu belleza,
que tus venas lleva,
en verticales pestañas negras, plenas, beatas,
en insigna sangrada, renacida, renombrada.



El Castellano

viernes, 2 de junio de 2017

Tú me haces





TÚ ME haces...

Ojos  que me ven,
al fin ojos fijos,
estático horizonte de visión,
sin colás supremo,
malvarosa sin réquiem,
me entregas azabache de mirada en tu sien,
la bondad como virtud
sembrada y por sembrar,
ojo parado de ayer,
azar de víbora,
onda sultana,
allá donde todo separa,
abrevadero sin y con corona de rey,
música de tus ojos amor,
el cante del himno,
de tu reino pestañeo Margarita
mujer impar de me quiere,
me sigue queriendo,
me ama.
Sin embuste Diancech
reina del bosque umbrío
donde maldades mueren,
mira mis ojos reinando
tu osar enamorado,
cántame tu oda
de alabanza germinada,
inspiro, exulto
mi Margarita en vena mi musa
vuelta mar de mis Dioses,
solana entrega,
sin doble cara
de falsa moneda,
real
como intangible,
su beso de estrella
por apagar con mi lengua.




El Castellano

Presentaciones


miércoles, 31 de mayo de 2017

Ajuar gastado




Sombras sin ayer,
un silencio roto
que recorta su anochecer,
trenzado garrote
a desvoz,
recto entre la espiga,
abierto en el ababol,
frío yerto al amanecer,
ancha idea de rectoral ritmo
que trova,
este sol de averno,
lagar  muerto,
que la soba.
Prensa mi parra en la cuba,
racimo paso del soneto,
infeliz sin costumbre,
pesadumbre
sin esquares
senaras, abren la lencería
de Armuña,
ávidas, grises, noites
en compás dolido sin ajuares ausentes,
esta piadosa siembra,
me alza entre los mortales,
Dioses lo quieren.
Mi verdad en cumbre de macizos
que el gentío se niega
en ego a escuchar,
mi visión raíz de Cernunnos,
reló de silos azules,
un peldaño de áspero olvido,
místico este cuervo,
puro cerro,
puro roble,
puro fresno,
pura encina,
subrepticia dolida,
mi pan amarillo
al pasar la caléndula,
la flor deste muerto.







El Castellano

martes, 23 de mayo de 2017

Crueza sembrada

Soneto debido a que no sé hacerlos he creado esto:
Crueza sembrada:

Amándote ferviente, nueza llama,

presa amapola en sangre se quedó,

sonriente aurora, veza la heredó,

tu corazón alqueza, fuerte se ama.

Renuevo esta mi sangre, pa' ser rama;

Veraz la rosa, amor siempre alegó.

Al latido, su beso le ofreció,

la flor abierta en agua se proclama.

El estambre, súplica nocturnina,

piel la acaricia y le brindó su daga,

su gineceo blanco, su calina.

Óvulo y ataraxia, adreza aciaga,

tierra, anclada joven doña quitina;

Germina fértil vientre, enhiesta briaga.

El Castellano

lunes, 22 de mayo de 2017

Manifiesto

Hola buenas noches,
Hablaré en primera persona de lo que me ocupa el interés,
llevo desde el 2005 escribiendo de forma continuada por rachas y temporadas de los meses consecutivos hasta el presente, empecé con un estilo deprorable creyendo que obraba de una manera adecuada sin reflexionar lo realizado,  no tardé en darme cuenta que poesía no era sólo agrupar vivencias de forma bonita , comencé una búsqueda en el dos mil nueve y creé este blog de facta non verba, donde registraba todo lo plasmado por mi persona, sigo en mi búsqueda personal de este desempeño sin saber hacerlo de ser considerado poeta, belleza es mi musa.
Razones, la concepción clásica de la poesía que sin la belleza e impresión de ella no es más que un escrito cualquier tema tratado, con lo que soy contrario a hablar soeces, sandeces, barbaridades al juicio u vulgaridades, sean del color que posean todo lo correcto lo amo, aunque por causas ajenas a mi poder no me entienda ni yo la idea de lo que quiero decir.
Quiero anunciar que ceso mi escritura para afilar mi talento sin hacer público nada hasta que considere y valore si se puede mejorar en este tajo.

El Castellano 

Crueza



Fuerte

veza.

Crueza

suerte.




Muerte

reza.

Nueza

vierte,




Diablo,

hablo

mudo.




Cielo.

Duelo,

viudo.












Abreza que adreza,

aceza con agudeza,

esa belleza despliega,

con pronteza, la alteza,

escurraja desliza,

fiel perfidia en pereza,

dulceza habla su clareza,

corteza por variar

acaso adereza,

afirmo la alqueza una,

ancheza del alto lar,

lindeza, listeza, por

llaneza, lleneza,

abre longueza, sin par

de majeza abierta ella,

maleza, la osada,

ensimismada roza

malveza, manseza, ya

.




El Castellano

domingo, 21 de mayo de 2017

Munición de retel



Munición de retel:

Nada como una mirada al vacío
una mirada al comienzo de todo
con el anticipo de un final que se aproxima
camina rápido vuela veloz se alimenta de estos cielos
para la tempestad de los dragones alados
de un cielo rojo y negro
de una atmósfera de hierro y plomo,
un túnel en sus recuerdos
un sólo ser
en su trono postrado
a sus órdenes todas las criaturas que él ha creado
la cruz y osadía de metales preciosos
es solo el recuerdo de la batalla que él ganó.
Con él volvió la vida, todos temieron su osadía
aunque de la muerte él trajo la vida,
otra vez.
Desde su trono todo ser vivo le obedeció
es solamente un final y un comienzo anunciado.
el infierno no es fuego son cielos teñidos de sangre
y hierro de los que sólo un Ser quedó vivo.
Traiga nuestra destrucción para salvar la vida,
sólo quedó él a la hora del final.
él no la buscó la encontramos nosotros.
Volveremos a nacer.
Eternamente seremos letras para él.

De un albor desnace su intelecto grave,
redes en atrapa-sueños,
Yelmo derretido en sangre,
haz carcomido en venas roídas,
tacto de espirales fulgentes,
una marca, un destino,
de hoja en papiro desteñido,
entusiasta de su creación empedernida,
en lizbeth y su atuendo de éter,
magia insoslayable
acusa el azar sin cinceles,
¿Dónde estás belleza?
Que yo jamás me canso de encontrar,
entre tus insectos se me zumban
los témpanos en timbre
de oído desgastado,
no te desgastas ni queriendo,
sólo te alzas en armonía
de sembrar tus casuales
tiempos en yacija
de lo mortal
que yace tu brea,
de moral olvidada,
al certero suelo de tu idea,
venga a mí mi propia siembra.
FACTA NON VERBA
Buenos son hechos,
no consecuentes las palabras,
duerme que reposa y descansa el mal.

El Castellano
Miguel Esteban

sábado, 20 de mayo de 2017

Compostura atinada



Al acecho yerto,
sin par de fauce sigilosa,
carnívora 
en quitina alumbrada,
madre de tu compostura
silente,
en brazos de susurro
de tus hondas patas,
abres tu descanso
entre soles de cuarzo,
yo te dije sal,
que te quiero hacer retrato,
y bueno
hoy salimos sembrados,
de un cuarto
dio el mismo sol
su encanto,
fija en el segundo
sin matar tu sed
de poder
asesinar sin manto,
ni red,
seguiré 
tu ímpetu postrado,
allá donde vaya
tu enseñanza me seguirá.

El Castellano

viernes, 19 de mayo de 2017

Raíz descubierta




Sueño, un haz subordinado
hoy tuve una experiencia
subjetiva al cansancio intuido
de aquel retoño de lagartija salamanquesa
de mi pared habitante de mis tiestos,
la regué y corrió a detenerse vertical
frente mis ojos,
en aquella pared donde caza,
detenida sin presura,
yo acerqué mi mano tapándola
por completo sin asustarse siguió inmóvil
y pude acariciarla con cariño,
empiezo,
que no he terminado,
enmudeció mi soliloquio confinado,
abandoné mi voz,
bajo el latir de tierra
sangre huye,
rojos carmines en avidez
de rizados estambres,
sobre las montañas y su blanco gineceo,
esencias despiertan,
palabras bullir
en carne fundida de suelo
en fértil, serena de aliento
en bruma niña,
madre de este gris anisado,
con crispado horizonte,
toda caída sin destello
ni florida estampa
que seca mi ala,
iris de soturna
carcoma mía
en tejado de oscuridad,
de tronco y su nido,
vamos tejo,
si yo creo que eres mío
háblame de tus penas sin escapar,
de tus romances oscuros
a vientos de luna,
piérdeme la compostura oxidada,
haz que me lloren sin miedo tus hojas
que yo deseo ser tu eterno amigo,
compañero.
En raíz descubierta
que afila el tiempo,
será mi cuerpo.




El Castellano

jueves, 18 de mayo de 2017

Dúo sin compás



Padre mío sin iglesia más que la voz de tu conciencia,
haz que  reverbere  este amor carraspeado, desgañitado
entre pecho y garganta, extremo sin rienda suelta
que limite una palabra de un gesto vislumbra,
que sostiene que libera mi ser
en grana y oro fino y acústico
por el resquicio vivo,
de ser eterno buscador de que yo la amo padre.
Así me condenen infiernos y sociedad
a sus cerrojos de falso juicio y etiqueta por doquier,
entre servilletas y manteladas de falsas hipocresías,
su edad ni yo la elegí ni ella
nos elegimos mútuamente
sin perdones santos,
ni composturas olvidadas,
sereno yo no soy más necio que mi sangre,
por ella vivo
y que venga su aleteo de piernas
que yo estoy más viejo que el tiempo,
y crujiré como chirría
el metal noble en su vientre,
por antaños fugaces
me visto de hombre nuevo,
porque me siembro para morir de nuevo,
en este impás deslizado digo que me demuestren que vivo
y que no estoy muerto porque certero no soy entero.
Si a ella no poseo,
venga a mí su reino,
que deshojaré mi blanco chopo,
abriré este espacio y clavaré el verdadero tiempo,
suprimiéndome de nuevo,
vestiré de flor por ella el averno,
y crecerá mi dicha enarbolada
de un lar a otro sin suplicio investido
este será mi otro lado en el que vencí sereno,
de un cielo a una tierra libre
con lombriz boca gris
que dicta que suplica que era tiempo
de demostrar mi sangre sin señero quieto,
una lágrima sin puñal,
vestida hondo con harapo destelleante,
todo ella me dio y yo a su vera todo le daré.

El Castellano a 18-05-2017


Margarita:

Porque estoy amando tanto que a veces el delirio,
consume esta porción humana de piel y hueso,
en donde pasillos de venas
van en estampida en contra de lógica.
Yo lo quiero, Padre, en una forma loca;
en una forma enferma que no permite respiro
si no lo miro.
Soy vulnerable ante su ausencia
y me derrumbo en pequeño de vuelo con un roce de alas
como un recién terminado juego de dominó
al descuidado toque.
Yo no quise que fuera tanto
pero se fue adueñando de mi existencia
hasta no manejar mis llaves.
Las aldabas siempre fueron libres para recorrerme en albedrío,
cual paseo público en donde no se cobra entrada.
Yo siento en forma desquiciada
cómo se rompen mis sellos cuando lo pienso,
cuando estoy viéndolo y hasta cuando lo veo,
porque observo la búsqueda eterna en su mirada
en que los años alborotan sus hormonas
y el jardín en primavera está lleno de flores nuevas
Padre,
yo quiero amar menos pero amar tranquila
porque no descansa gloria en mi alma;
porque tengo miedo que una mañana no esté para saludarme
y sería tan normal para todos que el mundo no se daría cuenta
del destierro mío.
No quiero esta ventolera de sentimientos
que arrastra arbustos, arenas, piedras y lamento
que vienen de canto desde los cerros.
Me hieren en su bajada y mis daños ajenos
que me vuelven a doler cada vez que los rasco.
Padre,
modérame esta afasia temporal ante los acontecimientos
porque es él todo mi bien y todo el mal
concentrado en un sólo tiesto.
Yo quiero alejar de mi pensamiento lo que me ortiga,
que me abraza si dejarme aliento
y me hace sangrar los flancos en alma y cuerpo
No quiero dañarlo a él y lo hago sin quererlo
Padre,
ya me voy en despido
Sólo me acerque esta mañana a corazón abierto
para hablarte y sentir consolación
en esta tregua de horas cuando aún hay silencio
Quiero aprender a amar mejor y sin cuestionamientos
porque él es el señero de este camino.
Su luz va confiada
y a veces dolida,
tan dolida por mis desatinos.

miércoles, 17 de mayo de 2017

Libro Proyecto bruma gris



Más allá de una reseña de su vida, de su obra poética, Miguel Esteban Martínez García es un incansable buscador de la crítica, de la palabra certera y objetiva en sus escritos. Para ese eterno indagar y cantar con magia a la belleza, tiene también una obsesión por la perfección en sus obras y por ello trabaja incansablemente en informarse, pero claro está, la conformidad no llega. Su frase más habitual es: “Sin duda que lo que viene será mejor” y con un poco de ironía, a veces agrega, que puede hacerlos peores. En la defensa de su obra está la hidalguía del guerrero amante, que por esas líneas vertidas en luz y sombra, está su vida convertida en cantares, que por momentos parecen tocar el cielo. Sus imágenes se hacen tan reales, que parece existir una conexión de rayo a campo abierto que une los límites de lo que se puede apreciar en esta dimensión: cielo y tierra. La unión, entre lo que sus ojos ven y su mente creadora trastoca en indescriptible; lo que su cerebro eterniza cuando lee un libro que lo transporta y abre su creación imaginativa, hace que para Miguel Esteban no exista otra ocupación que no sea el irse por ese portal que se abrió, para introducirse en él y volverse hacedor de la magna estructura de emociones que un hombre, con su sensibilidad a flor de piel, pueda cambiar el instante. Anteriormente se decía de su búsqueda de la perfección. Quienes pensamos diferente, decimos que no existe y tal vez estemos errados. Miguel Esteban cree en ella, entonces, se hace hincapié en que desea el apoyo sincero, honesto y sin floreos al momento de leer una poesía suya. Entre su metáfora hay gritos silenciosos; hay llamados a viva voz que no devuelve el eco y se produce la rebeldía en la soledad de sus creaciones y es rápido al desdoblar el verbo en “amables improperios” ante la indiferencia de la mayoría de los caminantes al Olimpo, que no reparan en el papiro presente que se puso enfrente para llamar su atención. El poeta tiene la característica de ser solo y sentirse bien, interactuando con la vastedad de sus pensamientos. No necesariamente es así y he aquí el mundo maravilloso de un poeta, que invita con sus libros, a hacer un descanso en la ensenada de los días y a extasiarse en su inspiración. Pocas veces sale del entorno de encantar y hacer palabra lo que sus ojos miran, con el toque magnífico de su esencia. Posiblemente, un paseante antiguo dejó en Miguel Esteban Martínez, su legado y se alejó contento a su descanso porque quedaba en buenas manos. Hay un camino de paz, promesas y sueños a la vista. Porque el gris también hace paisaje, caminemos por este “Bruma gris”.


María Margarita Pérez Vallejos

domingo, 14 de mayo de 2017

Cuervo de idea




Crispa su metal
como fuente insoslayada
del azar que vuela y corre
destellando.

Estridencia recta, dorada al gemido
en hoz de guadaña,
es una espera mi fiel apostado mañana,
cumbre sin rizos de alba.

Yerma, plácida, insostenida,
mutable de verde caduco
al sostén que su pecho hiende,
erizos de senil ascua.

Dioses anclados al servil gozo,
consumado, me alzo que levanto,
negras tardes de las tierras,
salvaje canto en abismo prendido, soterrado.

Ara en fulgor de combate
con mi serio descampado,
rige y exige la semilla al Diablo.

Fiera de las fieras,
compostura que sueña la guerra,
fanales hogueras en colmenas y sus gentes.

Oscura esta noche
de oscuridad y umbría niebla
que cuelga la luz.

Miro la sombra, me desliza su estampa,
ondas ténues en acristalada sien,
lima ideas a la fugaz, encarnada siega.



El Castellano

sábado, 13 de mayo de 2017

Cuña de hermosura




Acuña cautiva un linde
que expande la perfídia,
y un sosiego desvelado incuba.
Crisol místico,
en onda sobrenatural,
de rústico anhelo,
venciendo esta cuna del cielo,
campo, campo santo
hay en mi olvido,
que marca que agranda,
su molde de arena,
por dehesa que extiende
el amor del hombre,
siglos que me borran los pasos.
Cantara mi pecho
su solaz yaga,
que entraña,
causa de esta flecha que ya
no duele más,
se fue
por la cristalina bóveda,
que la noche escapa.
Nava de pico curvo
en agraz durmiente,
desde Cuenca a su río Cuervo,
nace mi río de vena que vente
a su fuente donde yago,
mi infinito remanso,
por el que disparo,
descarnado no guardo amparo,
Ávila cumbre de bocas eres,
ojos de tus congojas soledades,
Plasensia de mi alto claro
donde escapa mi marco.
Mocedad febril que cobijo,
extraño con látigo
de extensa enredadera,
hasta destapar la lógica
de todo lo burdo absurdo
que mi vello eriza
por pelirubio.



El Castellano

viernes, 12 de mayo de 2017

Niebla con abismo en raíz



Va brezando un excelso, filamentoso
soto sin pérdida de memoria,
junto a esta ducal maravilla,
atrasa mi sosegada flecha,
de esta mi anclada araucana
que goza.
Esta soterrada, primaveral gris lluviosa,
un cristal de espejo,
sin pecho no me borres, no me borres.
Redonda pleamar de tierra,
con su propio mar
en el que sujeta el pinar angosto,
se espeja sin contar
mi flor de difunto,
de este patio sin muerte,
donde hasta el más efímero insecto,
nace y crece,
de  una loma sin carcoma,
a un infinito que se ahoga
trenza parca mi soga.
Hondo rasgón,
violeta al tacto,
es mi oración carriza
sin cuerda ni cadena,
de mi perdida marea,
En la umbría  nace mi cicuta virosa,
adormidera compañera
del linde sin sembrar,
luna madre de Lugh soberano,
encuentra su cuervo en su castaño,
estribo sin llano
un real cerro
de rivera del antaño tajo,
salpicando este corazón por piedra,
con mi dicha
que se acuesta y briza,
mi profunda raíz de tomo,
con negro abismo despejado,
centelleando.



El Castellano

jueves, 11 de mayo de 2017

Campar de baja ancla




Desnúdate mi Sol,
inexhausto prende mi brote,
fuente que mi alma cubre.
Endeble vénceme,
que llore jardines
en los abrevaderos de la flor,
golondrinas de tu solsticio
me vuelan los círculos,
perenne vía de fuego
en soliviares vetustos,
remedo en lago
que mi espíritu atañe
el gozo.
Ese raudo seno
de canales
aciagas siembras.
Saeta de lira y fanal espera,
muerto ende,
inmortal yacija inerte,
es mi pecho que el dolmen
descubre,
roba mi oficio de grito enervado
la salamanquesa esquiva 
de mi pared,
por la línea
abre la ventana
y mira el infierno
otra vez,
mi parra
sí marchita mi idea,
de verde sien,
mi cuba de cuerpo
enajenada,
soñadera mi azada
de vena incrédula.
este mi racimo sonoro,
con señuelo de oro,
apostado mi loro,
quiere cornear el toro,
afán de un pelo de un pelo
que hace poro,
no diré hielo 
diré que asesina
a tono de francachelo.




El Castelano

martes, 9 de mayo de 2017

Tramontado en clavelina





Padre de los hoyos del sol,
surcos extensos
con superficies de luz,
llorando a esa luna
que blande mi runa de cuervo,
danzo mi hoguera
en un torno de cristal,
profunda encañada,
desapagable herida,
fui niño ciprés, con pie
de soto, entre acordeones
de oscuros fresnos
y pureza labrada en ojos,
hito de fuerte mimbre
ahogaba que soterraba
la violácea arpa,
bajo manos de mi madre,
un río se acervaba,
por sedientos muros,
sosiego mañanero
que acicala mi espada,
en siglo de hondo tajo,
mi montaña, cumbre de nervión
irascible, su clara secuela,
por mi lengua de eno,
mi hijo es de agua,
como pretiles chubascos,
sudor de senos
que recoge,
una egloga en Sol tramontado,
yo sin luz,
febeo arriendo,
con espinas
descolocando las ondas
de su paso,
tapial se alza entre mis muertos,
con hoz que sosiega,
mampuesto
entre sangre de mayo,
que la tierra abre surco,
claridad de amapolas,
magarzas,
por un regato apostado
en este mi tejado.




El Castellano


Río de encinas



Manadero de silencio,
sepulcral de enjutos,
ojos complacientes,
sien de verde amarre,
sin febril cumbre,
entre llanos que avelan,
su coraje
entre espigas del mañana,
por este río grande
de encinas sorteado,
clava el paisaje,
que su tierra nace
en retina pasajera
al fervor
de nichos que caminan,
conjuro de sierra labrada
por espartos de savia y fuego,
de estío navegante,
su perenne edad sin hombre,
calma sin vicio
ni manso aletargo
donde verdecía
mi estridente simiente,
mi noble Castilla
vestida de encina,
que el monte hace santidad
de alacranes,
entraña sí
de esa mi madre
porque soy de tierra,
lustrales fríos olvidados,
en copa de sed,
pardo, noble, antaño azul,
de torcaz mensajera negra,
entre córvida espera,
hablaré sin mí con el Sol,
y que mi pueblo
me guarde el solitario sueño,
por el que místico
encaro la vida
porque yo siembro la mía.



El Castellano

lunes, 8 de mayo de 2017

Tañer de hiedra










Tañer de hiedra:

Cerro gordo de henchidas horas,
marcha lenta sin brepticia,
pesadumbre del porvenir
sin hojas ni otoño de vastos
suelos empedernidos,
en este rincón deslizado
un senil canto que abre paso
tras espirales en cuencas de flor,
de floresta blanda,
húmeda donde la maravilla
será villa,
unquera llanos fueron
sotos sin perdigones,
pero de fuente
de lo que fue siempre
matiz destellado,
ultrajadas sin abrigo,
en este mausoleo de tiempo
que se pierde sin visiones
vientos sin azares de infelicidad
ni ajuares de inamovible primavera,
donde lo único inamovible
es todo lo que siento por ti,
como un carrusel sin soga,
ni cuerda que atañe,
desde esta urdimbre
anclada, armada, ahondonada,
dónde mi manso destello
de esta asolada cuesta abajo
que avanzo
por la vera
verdes,
un ojo que endoseló,
sin compostura
mi dulce cicuta
secular es mi enredadera,
mi sentir sin espera
su blanca ojera de nácar
de rosas y crispadas espinas
flojas,
absurdo, burdo, doncel
en sandez segura
tapiz sin fusionar
dichas ni agravios
extiendo mi locura
¿Alguien duda de mi campiña?
Con murria
de escurrajas,
cuenta ni aza
sin sostener este descanso
que lo dicho tiende,
todo recuerdo de lo que alma tengo,
y recuerde mi cordura,
que úbeda tiene monte
y yo blando su horizonte,
sin alarde
hago corral de lluvia.








El Castellano

Lomo de mi atavio



Aguanta que ahoga,
su fiel suplicio investido,
Porque ella no lleva vestido,
desde su haz dolido,
recorro que voy surcando a lomos de su caracolillo
morena, que escondes vientre entre hoja inocente,
ella se empeña quiere que sea gente al fulgor intransigente,
de siglos pasados yo fui nacido, por si descubro que vivo
me arranca y atraviesa  la idea
de no ser vampiro, pero es mi condena
que si vuelvo a nacer quedaré a la espera
de ella mi flor que camina
con cuerpo de abeja.
Desde mi reguero de espera
al soliviar desta hacienda
susurro a mi vera descienda,
sobre mi corcel de espina honda,
certera, que yo seré su doncel,
para todas las vidas que traigo yo,
no terminaré de irme,
desde que soy su flor de caléndula,
sólamente ella es encargada
de cerrar mis pétalos
de brea que arrienda, que destella,
un rubor de mi novena estrella.
Así del trigo limpio nacido,
diré que yo seré tu alarido
para las vidas que dure
nuestro suplicio.


Amor significado, Yo con amplia voz expreso que tiene el amor y posee una virtud, tiene principio pero no tiene final, igual que el significado de la espiral, tallada en Megalitos desde Gallaecia a Irlanda pasando por Escocia y todas las espirales halladas desde que el hombre la plasmó, simbiósis de arte, significada cuantitativo con el arte que medirse no puede, con principio y sin final, yo soy ESPIRAL desde que yo hombre de bien me he forjado poeta, María Margarita es mi amor sin dudar y digo que nuestro idilio tuvo comienzo pero no tiene ni tendrá final.
El Castellano 8-05-2017

Er Castellano

domingo, 7 de mayo de 2017

Aquilón





Viento que frunces tu aojo,
en una bruma naciente
que amanta ideas que pasan
y miran pero no anquilosan tu mirada,
ay fuenrabia quien te osara,
tu fija compostura perdida
en brazos de Juana
loca de Castilla,
desesperaba en un borrico,
era suficiente
donde el verdor de siglos
hace loma,
ser por siempre y para siempre
como un helor sin hielo,
caminante de linde despierto,
ubre amarilla de blanco rostro,
brillante hasta el ajuar que esconde la luz,
no pregunto por qué la belleza
en ti desciende,
remojos de ríos
que atraviesan mi castillo sembrado,
tus superficiales heridas
mi tierra henchida,
mi lengua caliza sin despedida,
ensalmo de esta noche que todo cubre,
no me anudes el alma
flecha hiriente
aquilón del norte,
estoy quemando tu horizonte,
bizmando mi carcasa
que sostiene de mi pecho
su ojo en grana y savia.

II

Vente, ven a mi idea,
a este cobertizo de sotos de piedras,
bendice mi historia
una entraña arrancada
a mi padre Sol,
allende una fosa que perenne bordea
mi otro lado,
en tierra madre y tu roca de oro,
surcos en ávida lumbre
dorando mis atardeceres sin morirse,
dulce recorrido sin dejar rastro,
sin recuerdo avanzo rápido y decidido
mis encinas,
por un patio de luz y fuerza,
desde seculares notas agasajan,
en piel de platero,
mi filigrana de recuerdos,
que no sucumben ni hacen bache,
que se infunde pedernoso,
mi tronco vivo,
riza mi sombra desde cal llorada a olivo,
desde mi sino al alto que luna siembra,
lanzas de aire
regala esta pompa de sosiego,
abismo de voz que sangra mi idea,
desde su silencio dormita
el tiempo ese que no es de nadie.
mi naturaleza vuelve sin ende,
raiz engendra, que sostiene
mi porvenir como hoja que de tierra nace.


El Castellano

Nota:
Aquilón significa viento del norte, amanta cubrir con una manta
Aojo no me acuerdo creo que mirada o similar...
Bizmando es construir retocando... o similar

sábado, 6 de mayo de 2017

Carcoma mía entre Leones









Voy yendo que no he salido,
ángel soterrado sé mi tinta,
desde tu abismo enciendo brea
de una espargamina
a una vela encendida que he puesto
a tu tranquilidad,
Dioses te libren de tu dolor
sea del color que posea,
y de fariseos apóstatas
dueños de su falsa palabra
que disparan por el gusto de oírse,
perdón lo vivencial termina con esta cepa,
vivo que seguiré viviendo
hasta que la vida
me diga que no poseo aliento
cliché
porque soy enorme como una pulga benita,
no me quiero extender
porque lo voy a hacer,
avíseme porque estoy rumbo
a perder mi norte,
entre metales y peñascos de Federico García Lorca
voy que me pierdo en los pueblos
de Unamuno, Miguel,
sigo que descanso en campos de Castilla
de Antonio Machado,
vientos de su pueblo me llevan
a prender fuego mi idea,
por tierra yerta, se siembra
mi carcoma,
para decir yo nací en Galicia
aunque no sea así.
La condena que quede para Franz Kafka
porque él no eligió su fe.
Prosigo
que me crece una malva de mi sueño,
ese que luz desplegaban
estertoras flores silentes
entre bruma creciente
con su espíritu suplicante,
allá en la isla del Hombre de Escocia,
donde conocí a William Walace,
y él mi corazón de dragón inmortal,
desde esta zona muerta,
libero la tierra,
para clavarles la fiera
que soy yo Esteban


el Castellano.

Hablo prosa, yo escribo y canto poesía

Firme, decidido
quiero tu amistad bajo notaría,
de aquí hasta que muera en vida,
punto primero:
Yo Miguel Esteban Martínez García
he escrito su nombre incompleto
en extasía a lo largo y extenso
de infinitud de poemas sembrados
como se siembran flores.
Compromiso desvelado
no acabar mis obras hasta que usted se muera,
debido a que quiero y deseo
que me inspire, me ayude,
me permita
escribir su nombre de aquí a lo que tarde
en partir cielo y tierra,
como rayo que gime la tormenta,
duración de este contrato
es con cláusula renovable,
desde que usted se comprometió
a ser mi salud,
rescisión bajo multa
de ordeñar
a esta cabra que le habla,
durante toda la primavera,
contrato amistad indefinida:
integrantes¨:
flor y Miguel förüq


Castellano desde su castillo.

Pájaros de fuego







Soy pájaro de fuego,
resplandor tibio
de este ocaso abierto,
nazco que avanzo
de tu aurora, deslizada,
deslumbrada,
soldado de la luz soy
para ti que nunca me has leído,
para ti fuego sin más razón,
irisado de un rayo de sol,
somos los pájaros de fuego
abrazamos la primavera en floración,
somos los hombres muertos
brillando nuestro resquemor
en el ovillo de algodón,
quemamos
grises de edificios
de cemento y hormigón,
luz intransigente seré
que nunca muere.
Soliviaré este mi frente,
arrasaré la imagen
en patitas de una escolopendra
de mi patio de la araña,
ella no me tendrá miedo
se mudó a un parnaso
en el que su mandíbula ya no duele,
a quien me descubra
que sepa que como no me conoce
nunca me conocerá,
de un árbol a un ababol

de una caléndula a una margarita,
de este cuchillo
que carne no hiende,
flagro esta flagrante vía
de mi hambre,
porque seré cernícalo de fuego
y todos vosotros topillos de agua.



El Castellano

viernes, 5 de mayo de 2017

Ti ru ri ti ru ri



Si tienes valor juguemos un juego
si crees que tu vida vale algo
juguemos un juego,
si amas algo,
si crees que yo tengo palabra
para demostrar que soy hombre
juguemos a un juego,
abre el cajón de esa mesita
saca un revolver que hay
apúntalo a tu sien,
y presiona el gatillo
yo deseo jugar fuerte.
ti ru ri ti ru ri
porque si no lo haces tú
lo hago yo
ti ru ri ti ru ro.


el Castellano

jueves, 4 de mayo de 2017

Ataraxia sembrada





Todo lo que descubro
un aliento ciego
como un esbozo por dibujar,
abre mi latir como una sandía
que cercenada estalla su grieta
en sangre del agua,
carmines me recorren
un postrero avance
de mi sino desdentado,
quiero regar la vida de la flor,
engarzando quieto
el iris de mi bella natura
que está brillando
desde el ojo que enfunda
su suerte que labrada es,
hoy los campos me visten de endrina,
para ser retozo que cruje
el desnudar de los antojos,
hoy pudo ser un día sin contar,
pero a ella la recordarán,
libre por ti soy, en rambla sin ribarzo,
esfumo que alcanzo
sones anclados a mis astros
que son santos,
una furia que engulle,
prosigue, consume, levanta,
destapa el embiste
de toda la tristeza que me abarca,
hasta que engulla esta enorme sombra
que me sigue
por siglos que gasta mi silvestre alma,
te hablaré como se habla al amor,
sin directriz
ni falso engaste,
que mi carne
no tiene baraja,
hoy clamaré
por esta mi ataraxia sembrada
en tierra castellana,
que vive que aguarda
mi dama fadita,
desde el rejuvenecer 
que gasta.el cielo,
al sueño del contemplador,
hoy no bastó el silencio sin cauce
que no perdurase
lo que aguanta
el nervio despierto con sed,
alaba que encuentra
su razón nacida del tesón,
y sus labios besó,
con esperanza
de volver a encontrarlos,
por si desvanece
su solitud que se extiende,
igual que el forraje,
en tierra de nadie.



el Castellano

miércoles, 3 de mayo de 2017

DEDICADO DE HACE ANTAÑOS INÉDITO PARA MARGARITA




Flor de las flores
ama de todas las flores tu nombre
te alza imperecedera
como la buena seda
que las manos de mi santa madre tejían,
rosa y clavel consumado
cenit que en su pecho
me lleva grabado,
privilegio temprano,
muero que estoy muerto
ni hambre tengo
mi ser es ataraxia
de espiral
sembrada
soy alumno de miguel tocallo unamuno,
perdonen que no use mayus,
serê su hijo adoptivo para este siglo
yo Castellano
soy del pueblo,
porque el pueblo es de su tierra,
yo palpito porque mi corazón es de arena,
Margarita sé como es la dulce amapola,
porque yo jamás dejaré de ser quien te ama,
entre guadañas de esparto,
tiene carne de metal mi verso.




el Castellano



Hablo prosa, yo escribo y canto poesía
Firme, decidido
quiero tu amistad bajo notaría,
de aquí hasta que muera en vida,
punto primero:
Yo Miguel Esteban Martínez García
he escrito su nombre incompleto
en extasía a lo largo y extenso
de infinitud de poemas sembrados
como se siembran flores.
Compromiso desvelado
no acabar mis obras hasta que usted se muera,
debido a que quiero y deseo
que me inspire, me ayude,
me permita
escribir su nombre de aquí a lo que tarde
en partir cielo y tierra,
como rayo que gime la tormenta,
duración de este contrato
es con cláusula renovable,
desde que usted se comprometió
a ser mi salud,
rescisión bajo multa
de ordeñar
a esta cabra que le habla,
durante toda la primavera,
contrato amistad indefinida:
integrantes¨:
flor y Miguel förüq

Castellano desde su castillo.

como me ponga serio

Para mi proyecto, "El sueño de mi Carcoma" ,por María Margarita ( elisalle)

Publicado por MiguelEsteban en el blog El blog de MiguelEsteban. Vistas: 13
[​IMG]


Si una pequeña caracola guarda en su seno el corazón del mar

¿Cómo no ha de haber un corazón que cobije la poesía de Miguel Esteban?



Miguel Esteban Martínez García es nacido en matriz alcalaína e hijo adoptivo de Castilla.Situación que se da demasiado entre los talentos. No necesariamente debe ser así, pero el artista debe trasladarse continuamente, para ir llenándose de la savia de la existencia.



No es la idea extenderse en este tipo de cualidades tan propias de una persona y que no interesa demasiado en la explosividad de su obra.





Lector apasionado de las obras que hablan de la belleza de natura. De pequeño, su mirar atrapó el movimiento, el color y la tersura de una pequeña flor, nacida de semilla de Dios y quedó fundida en su retina por los siglos de sus siglos. Recuerdo un pequeño libro que vi en sus fotografías y era algo así como: “El lenguaje de las flores” .
Ha continuado su búsqueda en Antologías de relevante importancia atemporal. Admirador asiduo de la poesía de Manuel Machado y Gerardo Diego. No dejo de lado a Ramón María del Valle-Inclán, que tiene una motivación circunstancial en su crecimiento. No puedo dejar de manifestar, que me sorprende su rápido crecimiento, como si fuera una planta de maceta bien cuidada, a la que no falta agua, sol ni cariño.





Sé de sus versos desde el año 2012 y muchos de ellos ya estaban escrito desde antes. Confieso que entonces su obra me pareció en extremo muy extensa y con detalles que nada tenía que ver con la poética, pero sí, eran rescatables muchos versos en que la metáfora era princesa y hacía despertar el interés por continuar leyendo hasta que otra vez desaparecía.



La poesía de Miguel Esteban Martínez García no está escrita para lectores con prisa ni reloj en la muñeca. Es un petit bouché que se degusta y para eso debe regalarse el tiempo. Saborear cada palabra, cada verso porque en ellos se ha quedado preso el mundo. La tierra, su fruto; las plantas en brote, su delirio; la flor en sus colores, es el único ropaje en su desnudez del alma.



A veces me pierdo en su enojo con la existencia y no porque no entienda, sino es porque me identifica y lo identificatorio a veces duele: ¿Por qué lo dijo antes que yo? Y sale al paso el ego, propio de los artistas o por qué no decir, de todos los seres humanos. Sus imágenes son vivas fuentes de extravío placentero porque tiene voz el agua; tiene eco la serranía; rugido de león, el viento que despeina sus cabellos que emulan a mis trigales. Hoy, su metáfora ha subido de linaje para mí y es reina en la poesía.



Lector:

Si hoy puedes comprender cómo es que guarda una pequeña caracola el secreto del mar, sin duda, podrás gozar tu corazón en el mundo ficticio, fantástico, real e irreal; el pasado, presente y la mirada futurista, que encontrarás en los versos de Miguel Esteban Martínez García.









Algunas palabras sobre mí:

Nací en acunada en palabras y cantos de dulce y agraz. La escritura ha sido mi escape desde que las manos de mi padre, guiaron las mías a aprender las primeras letras. He cumplido las misiones que me impuso la vida y hoy dedico mi tiempo a crear con más soltura para las generaciones presentes y venideras. Cuento con tres pequeños poemarios, bastante artesanales pero muy bellos porque me han costado sudor y lágrimas. Todavía no fue sangre.

Gracias Miguel Esteban por entregarme esta religiosa misión que espero sea de tu agrado o puedes corregir. No dudes en decirlo.

martes, 2 de mayo de 2017







Imperios de ojos cerrados:
Un solaz cuchillo que mi mente hiende,
dejará de ser carnivoro
y se volverá manso,
solánacea belladona
que desgrana su filo de un tartar de atún,
una blanca savia,
como su nieve que alucina prende,
llegó el día, llegó la hora
de encender el tranvía,
me dejó la sotana a mí,
resume que cuelga mi espina de una hoja,
es mi tomatillo del diablo,
enjuiciado por belleza,
aguzaré que desvestiré el tiempo
y su ocaso muerto,
brillaré sobre corcel
sin espuela, sobre su lomo cantaré
despejaré este oscuro tormento,
me agazaparé a coger la simiente
vivirá este,
mi arbusto sin más soles,
todo lo vivido
volverá a ser,
corriendo, corriendo por fuera,
todo me dirá que jamás podré dejarte
ni a tu flamígero alibustre,
ni a tu sien vestida de vid,
ni a tu copada oliva,
de marcos fugaces
entre violetas gentes
iré a mi verde puerto
donde arribarán mis soldados alados,
justo aquí, justo allí,
niego que vencí.
Chirría la gota sembrada,
estallido que corretea mis lagunas
con sus destellos de tormenta
mi sed aumenta,
agotaré el segundo de la hora,
mi tiempo que no es mío te regalo,
un descender de este día festivo,
no murió mi cuclillo,
a pesar de este funeral
para mi tocón siempre vivo,
solitario como este sol
no te dejaré libre de ti,
todo lo que dejo ya lo dejé atrás,
necesito encallarte el alma,
hasta que de pura, verdadera diga
estoy para encontrarte.


El Castellano